discos

Linda Draper – One, two, three, four

Es una pena que algunos artistas tarden tanto en ser conocidos en nuestro país. Por fin, Linda Draper publica su último trabajo, One, two, three, four (Planting Seeds Records, 2005), con el sello español Mushroom Pillow. Y es que esta cantante de voz dulce y sonidos suaves como la seda ya cuenta con varios discos en una carrera que se remonta al año 2001. Linda Draper habla de amor, con algunas historias tristes, otras alegres, y siempre con un pop repleto de coros y guitarras sencillas y algún que otro notable detalle instrumental, como la flauta travesera que suena en The broken muzzle, o las campanas y cajas del bello tema Candle opera. Y es que, para este disco, la cantante ha contado con la supervisión y arreglos de Kramer, productor de grupos como Low o Galaxie 500.

Esta compositora encaja en el estilo musical en el que nadan personas como Josh Ritter o Will Johnson y, aunque su música pueda ser calificada de simple folk, la esencia de sus canciones va más allá, sobre todo por la melancolía que dejan entrever sus melodías vocales, siempre lineales, y con alguna que otra sorpresa sonora, como ocurre en temas como Jezebel o Seven black crows.

Resumiendo: sencillez instrumental, dulzura vocal y poca innovación, lo que no quita que, al escuchar este disco, nos encontremos ante un trabajo sobresaliente a nivel expresivo. Personalmente, One, two, three, four es perfecto para escuchar tranquilamente mientras te relajas y tomas un té. Aunque, probablemente, no muy recomendable para rupturas emocionales o recuerdos nostálgicos; las lágrimas están garantizadas.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar