listas

Las mejores películas del 2004

Desde la redacción de AltaFidelidad.org os ofrecemos una lista con algunos de los mejores films que pudimos ver en las salas españolas a lo largo del 2004. Ordenadas alfabéticamente, éstas son diez películas imprescindibles, que todo cinéfilo que se precie no debe perderse.


Astronautas
Director: Santi Amodeo
España, 2003

La complicidad entre dos seres antagónicos es tratada con inteligencia e ironía en esta muestra de cine patrio que abandona los cánones más clásicos de la narración cinematográfica, y que devino en una de las sorpresas más agradables de la pasada temporada cinematográfica. Novo y la debutante Teresa Hurtado dotan de una profundidad y verosimilitud inconcebible a la inusual pareja yonki-quinceañera, pero es la propia idosincrasia del fascinante y divertido personaje principal lo que más sobresale de la película.

Big fish
Director: Tim Burton
EEUU, 2003

Tim Burton por fin ha vuelto por sus fueros. Atrás queda el fiasco de su incursión en el mundo de los simios inteligentes para volver a sus raíces, a historias de carácter fantástico donde el mundo real se ve sometido por la fuerza y la creatividad de la ilusión. Una película llena de carga positiva y de un mensaje ineludible en su autor y, por extensión, en casi todo el cine que ha producido Hollywood desde el inicio de los tiempos. Si tienes que elegir entre la realidad y la leyenda, imprime la leyenda. En ésta ocasión Burton supo elegir lo correcto y nos ha regalado una cinta que veremos múltiples veces, siempre que necesitemos recordar para qué sirven las historias, los libros y, por qué no, simplemente el cine.


Capturing the Friedmans
Director: Andrew Jarecki
EEUU, 2003

Una tragedia familiar, filmada por sus propios miembros, es baza fundamental de un documental que nació ya prácticamente hecho para su autor. Pero su valor fundamental recae en la capacidad de Jarecky para montarlo todo de tal modo que los propios protagonistas evolucionen, haciendo así que crezca el interés y varíe el posicionamiento del espectador conforme avanza el metraje. Probablemente la mejor muestra de un género que ha sido protagonista del año, no sólo por la cantidad, sino por la calidad de los títulos estrenados.

El bosque
Director: M. Night Shyamalan
EEUU, 2004

Convertido para el gran público en el mayor ilusionista del fantástico de los últimos cinco años, M. Night Shyamalan ha vuelto en 2004 a las carteleras de todo el mundo con un imaginativo film que reflexiona, en clave metafórica, acerca de la imposible supervivencia en las sociedades modernas de la inocencia y el idealismo. Conocido de sobra su innegable talento para la puesta en escena y su dominio de los resortes del cine de suspense, el director de origen indio consigue jugar con el público de manera asombrosa, y únicamente le ha faltado mayor firmeza en la narración para haber conseguido entregar una obra perfecta. Dejando de lado una desafortunada campaña de promoción que ha provocado que muchos espectadores crean que no ver lo que esperaban es sinónimo de no haber visto una buena película, los valores de esta cinta -principalmente inteligencia y estilo- justifican por sí solos su aparición en esta lista.


Kill Bill (volúmenes 1 & 2)
Director: Quentin Tarantino
EEUU, 2003-2004

No hablemos de partes, sino de un todo. Tarantino, maestro ilusionista donde los haya, creó dos historias completas de donde sólo había una, revigorizó los seriales y los finales en cliffhanger (anglicismo seguramente innecesario, pero la palabra lo merece) de tiempos pasados y nos regaló un festival cinematográfico en estado puro. De la mano de Uma Thurman y su venganza sin límites, el maquiavélico plan definitivo del director americano ha resultado un triunfo y no estamos sólo ante la reinvención del cine popular, sino ante la culminación -por el momento- del genio creativo de uno de los realizadores más destacados de la cinematografía contemporánea. Una película que no envejecerá nunca, y que vista en conjunto consigue resaltar aún más sus virtudes y difuminar sus escasos defectos hasta que éstos desaparecen.


La Pasión de Cristo
Director: Mel Gibson
EEUU, 2004

La controversia es un arma de doble filo para cualquier película. Por una parte te da un público inesperado, pero por otra hace que tu obra vaya a ser mirada con lupa. Por suerte para todos Mel Gibson consiguió coger el toro por los cuernos y ofrecernos una visión única y llena de sentimiento de una historia archiconocida. Arriesgada y de apariencia rupturista, en el fondo el director americano nos ha devuelto un aliento clásico que pocas veces se ve en las carteleras actuales y lo ha aplicado a una de las tramas que, probablemente, mejor lo aceptan. El resultado se aliña con algunas escenas impactantes en su violencia que se contraponen con otras de una capacidad lírica indudable. Dejando de lado todo posible posicionamiento de carácter religioso o moral, estamos ante una de las obras más personales e impactantes de los últimos tiempos.


Los Increíbles
Director: Brad Bird
EEUU, 2004

¿Dejará algún día de superarse Pixar en el terreno de la animación digital? Hasta el día de hoy parece muy difícil, si no imposible, que sea así. Con Buscando a Nemo parecían haber tocado techo, pero se rehicieron consiguiendo a Brad Bird para que les realizara una obra única y genial. Un paseo por la Edad de Oro de los superhéroes, su caída y su redención de la mano de subtramas y elementos que resonaran en las mentes de todos los aficionados al género, pero muy lejos de la fácil acumulación de referencias en que caen otros productos del mismo tipo. La inteligencia de la trama principal y el cuidado puesto en todos los personajes hacen el resto, configurando una de las mejores y más divertidas visiones del género superheroico y de aventuras de la historia del cine. Simplemente increíble.


Lost in translation
Director: Sofia Coppola
EEUU, 2003

En su segundo largometraje, Sofia Coppola nos lleva de paseo por el sofisticado Japón actual para mostrarnos algunos de los males del mundo occidental. Si la soledad, la incomunicación y la superficialidad son inherentes a las conquistas tecnológicas de nuestra sociedad, nada mejor para combatirlo que dejarse arrastrar por lo inesperado, detenerse a contemplar los detalles que pasan desapercibidos, o permitirse el lujo de emocionarse con la belleza. Y enamorarse. Así nos lo confiesa la directora en esta historia sobre los avatares de dos personas con el rumbo perdido que se encuentran, que chocan en medio de la confusión que les rodea. Incluso de lo anecdótico de la trama y de la permanente sensación de improvisación sabe sacar beneficio la película, que partiendo de su asumida modestia, y gracias a su sugerente estilo y a la actuación de los protagonistas -Bill Murray, Scarlett Johansson y, no menos importante, la propia música- consigue hacerse perdonar casi todo. ¿No ocurre eso mismo con aquellos a los que queremos?


Mar adentro
Director: Alejandro Amenábar
España, 2004

Hermosa y terriblemente dramática búsqueda de la libertad personal, que sin valerse de tópicos, demagogia o sensibleria innecesaria, hurga en la condescendencia con la que la sociedad suele tratar a sus iguales. En un plano más artístico nos brinda una brillante y demoledora interpretacion de Javier Bardem, y una fabulosa fotografía de Aguirresarobe a la par que la ya demostrada calidad de un director que ha sido capaz de acomodar la inteligencia narrativa europea a conceptos cinematográficos más propios del otro lado del Atlántico.


¡Olvídate de mí!
Director: Michel Gondry
EEUU, 2004

Los que ya conocían a Michel Gondry sabían de sobra que su capacidad visual está fuera de toda duda. La intuición del aficionado cinematográfico nos dirá, además, que si planteamientos formales tan estimulantes se aplican sobre una historia que sea algo más que una excusa para el rodaje de un videoclip, lo que se obtenga inevitablemente comenzará a reclamar nuestra atención. Y si además contamos con un trasfondo de emotividad, un guión sobrado de auténtica sensibilidad como el que firma el siempre extravagante Charlie Kaufman, el resultado puede estar a la altura de los mejores. En esta ocasión la jugada ha salido redonda y nos encontramos, sin ninguna duda, ante una de las mejores películas del año. Todos los recelos que pudieran despertar su origen o sus responsables se demuestran infundados, y la experiencia que supone acercarse a este par de excéntricos enamorados -Jim Carrey y Kate Winslet-, presentados bajo unos ropajes tan poco convencionales, resulta decididamente placentera en nuestros días. Un maravilloso canto al poder liberador del amor y a la necesidad de convivir con nuestros recuerdos, que viene a demostrar que los sentimientos en el cine nunca mueren; sólo se transforman.

Tags

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close