Cine, Tv y Teatro

Landscapers: primeras impresiones

Se estrena en HBO España la nueva serie de Will Sharpe, quien vuelve a dirigir a la oscarizada Olivia Colman, con la que ya contó en la serie de dos temporadas Flowers.

Esta miniserie de cuatro capítulos, que iba a estar en principio dirigida por el ganador del Oscar Alexander Payne, está escrita por Ed Sinclair, esposo de Olivia Colman, en su primer guión para televisión. Landscapers es una producción de Sister en asociación con South of the River Pictures, la nueva productora de Colman y Sinclair, para Sky y HBO. Kate O’Flynn, Dipo Ola, Samuel Anderson, David Hayman, Felicity Montagu y Daniel Rigby completan el reparto.

Landscapers es la primera coproducción original de Sky y HBO desde que renovaron su acuerdo de producción, lo que amplía la asociación de coproducción de larga duración de las empresas. También es la primera nueva comisión de ambas plataformas con Sister tras su colaboración en el éxito internacional Chernobyl, el drama original más exitoso de Sky con más de 4 millones de espectadores y 10 premios Emmy. Sin entrar en demasiados detalles, Landscapers cuenta una historia que involucra a Chris y Susan Edwards (David Thewlis y Colman), una pareja británica aparentemente normal, que se convierte en el centro de una investigación extraordinaria cuando se descubren dos cadáveres en el jardín trasero de una casa en Nottingham. La serie fue encomendada en segunda instancia a Will Sharpe, director aclamado recientemente por su película The Electrical Life of Louis Wain, una de las favoritas de la crítica de las estrenadas en los últimos meses de 2021..

Las series de crímenes basadas en hechos reales podrían encuadrarse dentro de un sector minoritario y, sin embargo, controvertido dentro del género policíaco, en el cual abunda con más asiduidad la ficción, que parte de un guión novelesco que evita al espectador cargar con la conciencia de estar entretenido con hechos que sucedieron realmente. En general, las series que investigan actos criminales auténticos, tanto por resultar un formato más mesurado y observador, incluso científico, como por procurar mostrar empatía hacia víctimas y familiares, normalmente han tenido una mejor ejecución y aceptación como documental, algo que evita, además, otorgarle una importancia o una publicidad innecesaria al delincuente o incluso, en algún momento, la romantización del crimen.

Hay, sin embargo, alguna docuserie que sí ha congregado altas audiencias, tampoco exenta de cierta polémica, como las temporadas de American Crime Story The People vs OJ Simpson o The Assassination of Gianni Versace o, indirectamente, la aclamada Mindhunter, que explora-eso sí, mezclando ficción y realidad- los comienzos de las investigaciones de los asesinatos en serie a finales de los años 60. Sin embargo, dado el éxito de los documentales, el del true crime es un subgénero e que, aun siendo controvertido, esta en pleno crecimiento entre las plataformas. En menos grado en EEUU, aunque hay casos recientes como Escape at Dannemora para Showtime o The Act en Hulu.

BBC, ITV y Netflix han elaborado dramas- algunos ya emitidos, otros en desarrollo-  en algunos de los casos más infames en el Reino Unido y fuera del país, y que cuentan con aclamados actores que se transforman en asesinos en serie de la vida real, como The Thief, His Wife and The Canoe (ITV) sobre el caso de la desaparición de John Darwin, Anne (ITV), drama que sigue la historia de la vida real de la activista Anne Williams, que dedicó su vida a hacer campaña por la justicia tras la muerte de su hijo en Hillsborough, The Staircase (Sky Atlantic) drama criminal que explora la vida del novelista Michael Peterson (Colin Firth), condenado por asesinar a su esposa Kathleen en 2003 o The Yorkshire Ripper (ITV), de los creadores de la miniserie Des-con David Tennant-  que representará uno de los casos de asesinos en serie más notorios e impactantes del mundo, la caza de Peter Sutcliffe.

La pregunta parece recurrente, pero ¿no cruzamos una línea cuando les concedemos aún más protagonismo a los criminales, cuando es precisamente ese es el fin por el que actúan la mayor parte de ellos? No sería justo, por otro lado, recriminar todo esto a las plataformas cuando Hollywood lo lleva haciendo desde hace años. En todo caso, Landscapers ha salido bien parada en general por la crítica. Para The Independent «si el concepto y guión audaces de Sinclair lo elevan muy por encima del drama criminal promedio, la dirección, de Will Sharpe, es lo que hace que Landscapers sean inolvidable … [Colman y Thewlis] pasan mucho tiempo en pantalla y anclan los momentos más divertidos en personajes pacientes y creíbles». Según San Francisco Chronicle «Landscapers se atreve a dejar de lado las expectativas y desafía al espectador a acompañarlo. Está maravillosamente en sintonía con la capacidad de la película para inventarse su propia verdad». Para Boston Globe «las secuencias estilizadas finalmente ponen una distancia entre nosotros y ellos, una pareja cuyas vidas son tan discretas como audaz la experimentación. Eso hace que sea aún más notable que Colman y Thewlis queden reflejados de manera tan fuerte y memorable. A pesar de las muchas interrupciones, cumplen». Según The Hollywood Reporter «Landscapers son cuatro episodios de perspectivas intencionalmente dispares que se mantienen unidas principalmente por sus dos protagonistas, que mantienen notablemente la coherencia a través de esta vorágine de pastiche».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba