Cine, Tv y Teatro

La película de la semana: Star Wars: Episodio VIII – Los últimos Jedi

La franquicia cinematográfica por antonomasia parece lejos del agotamiento creativo

El sábado pasado se llevó a cabo el preestreno del último episodio de la saga estelar, que estuvo dedicado a la actriz Carrie Fisher y que murió a finales de 2016.

Es la octava entrega de la saga Star Wars cronológicamente (de acuerdo a la historia principal), y la octava atendiendo a la fecha de estreno. También es la segunda película de la saga Star Wars en ser producida tras la retirada de George Lucas. Precisamente hace apenas unas semanas se cumplían nada menos que 40 años del estreno de la primera parte de la saga en nuestro país. Star Wars: Episodio IV – Una nueva esperanza se estrenaba el 7 de noviembre de 1977.

Aquí volvemos a encontrar a los hermanos Luke y Leia, Luke ahora el Maestro Jedi Luke Skywalker (Mark Hamill) y Leia como la general Leia Organa (Carrie Fisher) como cabeza de la Resistencia. La cinta ha sido dirigida por Rian Johnson, escritor y director de la que fue escogida nuestra cinta favorita de 2012, Looper.

No sólo hay pocas críticas negativas a este paso adelante de la saga, sino que, en general, parece que no se vislumbran señales de agotamiento. Para The GuardianThe Last Jedi te ofrece una explosión azucarada de espectáculo. Es una película que bulle con la creencia en sí misma y en su propio universo mítico, una certeza eufórica que creo que ninguna otra franquicia cinematográfica tiene. Y no hay vacilación provisional o decaimiento del tipo que se podría haber esperado entre los episodios siete y nueve”. The Wrap se atreve a situarla en el escalafón de favoritas:“Para mí, The Last Jedi cae justo detrás de El Imperio Contraataca y tal vez la más original en proporcionar la emoción y el desamor, el heroísmo y la villanía, así como el romance y la traición que hace que estas películas sean un regalo incluso para aquellos que no podemos nombrar todos los planetas o las especies alienígenas o incluso los lacayos del Imperio”. Otros que están de acuerdo son Indiewire: “El Despertar de la Fuerza convierte las restricciones comerciales de este monstruo en un caballo de Troya para el truco cinematográfico y la finura narrativa. El resultado es la cinta más satisfactoria en esta franquicia llena de baches desde El Imperio Contraataca de 1980.” Para Vox, en definitiva, “hay imágenes en esta película que provocan asombro y deleite, y criaturas que parecen que nacen de los sueños de la infancia. Y aunque parece perder energía momentáneamente a la mitad, no dura mucho, con un tercer acto que alberga secuencias que parecen las de un maestro que conduce un concierto del tamaño del cosmos”.

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close