Cine, Tv y Teatro

La película de la semana: Rocketman

El biopic musical de Elton John, dirigido por Dexter Fletcher y escrito por Lee Hall, se estrena en nuestro país este fin de semana.

Con la estela de Bohemian Rhapsody de 2018- Fletcher fue quien reemplazó a Bryan Singer como director de la misma- Rocketman se centra en la transformación de Reginald Kenneth Dwight en Elton John. La historia sigue a Reginald, un chico tímido que tiene talento para la música, y sus altibajos en su viaje para convertirse en uno de los músicos más grandes del mundo.

Aunque el mismo John inicialmente había querido que Justin Timberlake desempeñara el papel principal ya que ya había representado al cantante en el video de This Train Don’t Stop There Anymore de 2001, Egerton se convirtió en la elección final cuando impresionó al músico con su capacidad para imitarle. El actor, además, ya había cantado uno de los clásicos de John en el pasado,  I’m Still Standing, para la película animada Sing de 2016. Junto a Egerton está Jaime Bell, que interpreta al inseperable letrista de John, Bernie Taupin. Completan el reparto principal Richard Madden, que interpreta a John Reid, novio y gerente del músico a principios de los 70 y Bryce Dallas Howard como la madre de Elton John, Sheila Dwight.

Taron Egerton tuvo acceso a las pertenencias personales de Elton John, incluidos sus diarios, mientras se preparaba para su papel en Rocketman. El actor británico de 29 años de edad, quien interpreta a Elton durante los primeros años de su carrera, entabló una estrecha amistad con el músico: «Es un personaje muy inusual y tiene muchas contradicciones», ha comentado a The Rolling Stone.

Para el propio Elton John, en declaraciones a los periodistas de Entertainment Tonight antes del estreno, el músico de 72 años habló sobre el profundo impacto que tuvo su carrera en su persona, y citó sus famosos conciertos en el Dodger Stadium en Los Ángeles en 1975 como un momento que cambió su vida. “Dos días antes del Dodger Stadium, me estaban bombeando el estómago. Tomé una sobredosis y allí estaba, dos días después, en el Dodger Stadium con Cary Grant y Billie Jean King en el mejor momento de mi vida», recordó la estrella.

La figura de Bernie Taupin– y por tanto en la película- es esencial en la vida de Elton John. Según declaró hace unos pocos días en Apple Music Radio: «Nunca nos peleamos porque … bueno, ambos nos queremos mucho. Y tuve que dejarle ir y escribir con otras personas porque, de lo contrario, lo habría perdido. No podría decir, soy Elton, no puedes escribir con nadie más … Estaba un poco celoso cuando tuvo éxito con otras personas. Y luego también tuve Blue Eyes con Gary Osborne y Part-Time Love, y éxitos con otras personas, pero no fue lo mismo … y cuando la relación se volvió a unir para Two Low For Zero y a tiempo completo, a pesar de que todavía había mucha locura por delante, era una auténtica reconcilación».

En la misma entrevista reconoce que «Lo que voy a decir sobre esta película es que es algo de lo que estoy muy orgulloso. No cambiaría nada de ella. Cuando pensé en hacer una película es exactamente como quería que fuera».En un reciente artículo en The Guardian  que ha firmado el propio músico, revela que luchó mucho por la calificación R de la película. «Algunos estudios querían atenuar el sexo y las drogas para que la película obtuviera una clasificación PG-13. Pero simplemente no he llevado una vida clasificada PG-13», (…) «No quería una película llena de drogas y sexo, pero igualmente, todos saben que tuve muchas de ambas cosas durante los años 70 y 80, así que no parecía tener mucho sentido hacer una película que implicara que después de cada concierto volvía tranquilamente a mi habitación de hotel con sólo un vaso de leche tibia y la Biblia de Gideon por compañía «.

Al igual que ocurrió con Bohemian Rhapsody hay divergencias de opinión con el resultado. Para The Telegraph «Egerton no sólo mantiene la apariencia y los ademanes de Elton en un grado asombroso, sino que también aporta bastante de su propia cosecha para ofrecer una actuación que se muestra alegremente en paz con su propia descontento». Para Wall Street Journal «lo que hace de Rocketman un regalo de entretenimiento es que aporta brillantez tanto a los números musicales como a la complejidad en la representación de la estrella». The New York Post lo tiene claro: «Freddie Mercury pudo haber tenido la mejor voz, pero es Elton John quien tiene la mejor película. Rocketman (…) es más valiente, más profunda y más esclarecedora que la babosa propaganda de Queen, Bohemian Rhapsody, que también dirigió en parte». Según Entertainment Weekly «el compromiso de toda la figura de Egerton no sólo capta el escandaloso físico de Elton, en manos del diseñador de vestuario Julian Day-  esencialmente un Mardi Gras en un solo hombre- sino su tristeza e inseguridad duraderas y el comportamiento de autosabotaje en el que a menudo se canalizó».  Para The Guardian, sin embargo, «Rocketman es un homenaje sincero  a la música de Elton John y su imagen pública. Pero al mismo tiempo elude al hombre». TIME encuentra un término medio:»Rocketman es magnífico y ridículo, una mezcla de clichés y originalidad, de homenaje respetuoso y de nostalgia impenitente. A veces es reconfortantemente convencional; otras veces está gloriosamente fuera de juego. Incluso cuando no funciona del todo, permanece muy vivo, encontrándose justo en la intersección del latido del corazón humano y el amor también humano de las cosas brillantes».

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar