Cine, Tv y Teatro

La película de la semana: Queridos camaradas

Se estrena en cartelera la película rusa dirigida por el veterano Andrei Konchalovsky, que narra los sucesos ocurridos en 1962 y que no se conocieron hasta treinta años más tarde.

Andrei Sergeyevich Mikhalkov-Konchalovsky, de 83 años, hijo del escritor Sergey Mikhalkov y hermano del cineasta Nikita Mikhalkov, es uno de los más reputados cineastas rusos. Sus créditos cinematográficos incluyen Uncle Vanya (1970), Siberiade (1979), Maria’s Lovers (1984), Runaway Train (1985), Tango & Cash (1989), House of Fools (2002), The Postman’s White Nights (2014), o Paradise (2016). Estas dos últimas reavivaron su reputación como director al ganar  el León de Plata en las ediciones respectivas del Festival Internacional de Cine de Venecia. Su película más reciente, Sin, que también fue un gran éxito, cuenta la historia de la vida del renombrado escultor y pintor renacentista Michelangelo Buonarroti. Vladimir Putin regaló una copia de la película al Papa Francisco en 2019.

Con «¡Queridos camaradas!» el director ha declarado que quería hacer una película sobre la generación de sus padres, quienes compartían una confianza incondicional en los valores del comunismo, pero encontraron su idealismo traicionado por los eventos posteriores. La película trata sobre los sucesos acaecidos durante la huelga laboral de 1962 en Novocherkassk y las décadas de silencio sobre todo lo acaecido hasta 1992, con el colapso de la Unión Soviética. A pesar de esto, muchos detalles no se hicieron de conocimiento público. El director y guionista de la película, Konchalovsky, tuvo que reconstruir los hechos, recopilar documentos de archivo e incluso hablar con los descendientes de testigos presenciales que también participaron en el rodaje. «Dirigí esta película como una tragedia griega y estudié los sentimientos de las personas que vivieron estos eventos, en particular la tragedia de una mujer que siempre cree en sus ideales marxistas», dijo Konchalovsky en su estreno en Venecia. Producida y financiada por el magnate nacido en Uzbekistán Alisher Usmanov, quien es bien conocido por los fanáticos del fútbol en el Reino Unido cuando era uno de los principales accionistas del Arsenal FC, la película se estrenó en Rusia y Estados Unidos y ganó numerosos premios, si bien se quedó a las puertas de entrar en las nominaciones a los Oscar a mejor película extranjera.

Para The Washington Post «en este relato absorbente y rigurosamente disciplinado, Konchalovsky demuestra que una adopción saludable de los matices no tiene por qué resultar en un pensamiento confuso. De hecho, puede dar lugar a algo nítido, brillante y deslumbrantemente preciso». Según Los Angeles Times –con esa filmación en blanco y negro- «Konchalovsky tenía la intención de recuperar el aspecto de las películas de los años 60, pero estas imágenes nítidas y de alto contraste también hablan de otro impulso: mirar hacia un pasado envuelto en la niebla de la ilusión y el doble discurso, y ver a través de él con una claridad que quema e incluso sana». Para Variety «Meticulosa y majestuosa, de alcance épico y de efecto íntimo como una aguja de tatuaje, esta escrupulosa recreación del período previo y posterior a los sucesos de Novocherkassk hace seis décadas es una prueba repugnante de que no todos los cineastas se vuelven descuidados o incorrectos por la ira. Algunos se hacen cada vez con más rectitud y precisión».  Según The Guardian «es una película que entiende que el humor y el horror no siempre se excluyen mutuamente y que incluso los peores momentos de la vida tienen un aire de absurdo». Y para The Hollywood Reporter «aunque a primera vista esta dramatización de una huelga de 1962 en una fábrica de la U.R.S.S. parezca muy alejada de los intereses de las audiencias contemporáneas, es sorprendente la resonancia que tiene la película con las luchas políticas de nuestro tiempo».

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar