Cine, Tv y Teatro

La película de la semana: Puñales por la espalda

Rian Johnson revitaliza el género del whodounit con una película coral repleta de estrellas.

Resulta complicado hoy en día renovar un subgénero tan trillado en el cine como el de whodunit, generalmente inspirado en los clásicos de la literatura mayormente británicos — Agatha Christie, G. K. Chesterton, Michael Innes- y en el que encontramos a Hitchock como uno de los pioneros (Young and Innocent, 1937;The Lady Vanishes, 1938; Jamaica Inn, 1939). Eso sin olvidar La cena de los acusados (The Thin Man), basada en una obra de Dashiell Hammett, una de las primeras inspiraciones del director, en tanto en cuanto hay algo serio que une a todos pero a pesar de la oscuridad del asesinato, no es una historia terriblemente sombría y deprimente.

Testigo de cargo de Billy Wilder del año 1957, basada en la obra de Agatha Christie, fue una de las primeras en obtener un amplio número de candidaturas al Oscar- mejor película, director, actor principal (Charles Laughton), mejor actriz de reparto (Elsa Lanchester), al mejor sonido y al mejor montaje- al igual que, años más tarde, Asesinato en el Orient Express, de 1974, dirigida por Sidney Lumet, con seis nominaciones, y que formó parte de una larga serie de películas corales habitual durante toda la década de los 70- normalmente de catástrofes- que servían para el lucimiento de las viejas estrellas de Hollywood.

También es, curiosamente, popular una de las sátiras originales del género whodunnit, una película de 1976 llamada Murder by Death, en la que actuaban desde el mismísimo Truman Capote a David Niven y en la que cada personaje es una parodia directa de un famoso detective, una de las favoritas del director Rian Johnson. Dentro del género, ciñéndonos al específico donde nos presentan todos los personajes de los cuales uno es el verdadero culpable, no habría que olvidar el fracaso en taquilla El juego de la sospecha (Cluedo) (1985), basado en el popular juego, y, sobre todo, hoy clásicos reconocidos como El nombre de la rosa (1986),  Sospechosos habituales (1994) o más recientemente, Gosford Park (2001).

Johnson es ayudado en su esfuerzo por un reparto que no tiene nada que envidiar a los de los clásicos de los setenta: Daniel Craig, Chris Evans, Lakeith Stanfield, Michael Shannon, Ana de Armas, Don Johnson, Katherine Langford, Jaeden Martell, Jamie Lee Curtis, Toni Collette, y Christopher Plummer.

Para Variety «Knives Out recuerda una época en la que el público aún podía sorprenderse por tales misterios, antes de que el género se convirtiera en una parodia cursi de sí mismo. Johnson nos mantiene adivinando, lo cual es bueno, pero lo que lo convierte en una inmejorable trampa para ratones no es la complejidad, sino el hecho de que ha logrado manipularlo sin el queso habitual». Según Los Angeles Times «esta es, sin duda, una película desenfrenadamente divertida: una colección invaluable de juegos de palabras, insultos, frases ingeniosas y algunos de los mejores chistes (…) pero también trata la clásica historia de detectives con la seriedad y grandeza que se merece». Para The Guardian «una novedad contemporánea que respeta y revisa el subgénero. … Es un placer tan raro ver a un director tan enamorado de un género sin caer en la indulgencia del fanático tarantinesco, recordando que su audiencia es más grande que él y también que su película requiere cabeza y corazón». 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar