Cine, Tv y Teatro

La película de la semana: Mank

Se estrena en cines de forma limitada, previamente a su pase oficial en la plataforma Netflix, la película biográfica de David Fincher sobre el coguionista de Citizen Kane, Herman Mankiewicz.

Mank, el apodo de Mankiewicz, muestra un Hollywood de la década de 1930 a través de los ojos del crítico social mordaz y el guionista alcohólico mientras se apresura a terminar el guión de Ciudadano Kane, la obra maestra de Orson Welles de 1941 sobre el ascenso y caída de Charles Foster Kane, un capitalista despiadado inspirado principalmente en el magnate de los periódicos William Randolph Hearst.

El debate sobre quién escribió Ciudadano Kane ha sido objeto de polémica y debates durante décadas. Orson Welles y Herman Mankiewicz recibieron conjuntamente el Oscar al mejor guión, el único Oscar de la hoy considerada una de las mejores película de todos los tiempos, la mejor incluso, según gran parte de las listas realizadas hasta la fecha. En esta película más que indagar en la autoría del guión, Fincher está más interesado en la colaboración que surgió entre ambos para realizar la obra maestra del cine. Curiosamente en los títulos del créditos aparece que el propio guión de Mank colabora el padre de Fincher, el también periodista Jack Fincher, que falleció en 2003. Esto es debido a que el proceso hasta ver realizada esta película se demoró durante más de 20 años, ya que Fincher quería inicialmente abordar la historia tras terminar su película de 1997 The Game, pues ya contaba en aquel momento con un guión prácticamente terminado y escrito por su padre, que ahora, 17 años después de su muerte, ha podido concluir. En la película Gary Oldman interpreta a Mankiewicz. Amanda Seyfried a Marion Davies, Lily Collins a Rita Alexander y Charles Dance a William Randolph Hearst. Mank también está protagonizada por Tom Burke, Joseph Cross, Monika Gossmann, Arliss Howard, Jamie McShane, Tuppence Middleton, Toby Leonard Moore, Tom Pelphrey y Sam Troughton.

Mank tiene todos los elementos favorables para estar entre las favoritas a las candidaturas de los Oscar. En primer lugar, porque a Hollywood le encanta mirarse al ombligo, y ahí podíamos citar desde A Star is Born en sus distintas versiones a lo largo de décadas, El crepúsculo de los dioses, nominada en su momento nada menos que a once estatuillas, de 1950, el clásico de cine negro LA Confidential de 1997- con nueve nominaciones, injustamente maltratado en favor de Titanic-la peculiar The Artist, muda y también en blanco y negro como Mank, nominada a diez estatuillas en 2011 o la última de Tarantino,  Érase una vez en… Hollywood que a pesar de la polémica que rodeo su argumento, logró hasta diez nominaciones en la última ceremonia.

Es bastante probable que Mank sea uno de los favoritas de la rama de actores, tanto en los secundarios como en el principal con Gary Oldman, quien ya ganó su Oscar en 2018 por El instante más oscuro, en su interpretación de Herman J. Mankiewicz. Además, el director de fotografía Erik Messerschmidt podría convertirse en la primera persona en ganar un Oscar a la mejor fotografía en su primera película, mientras que la recreación del Hollywood de los años 30 y 40 cuenta con el diseño de producción de Donald Graham Burt quien ya ganó su primer premio de la Academia también con Fincher por El curioso caso de Benjamin Button. Junto a estas y otras categorías tampoco hay que olvidar al dúo compositor Trent Reznor y Atticus Ross, quienes ganaron su Oscar de la Academia en 2010 por The Social Network.

La crítica la ha recibido con los brazos abiertos, pero también tiene sus detractores. Según Vanity Fair «La película también sirve como un cri de coeur político, que inspira tanto como desalienta. Al hacer una película que trata sobre la realización de otra película, Fincher tiene muchas capas metatextuales con las que trabajar, lo que hace con precisión de marca registrada y elegancia inesperada».  Para Empire «filmada en un impresionante blanco y negro, Mank ofrece Hollywood en una multitud de grises. Construido sobre una actuación imponente de Gary Oldman, es inteligente, sofisticado, por turnos emocionante y difícil, y entre los mejores de Fincher».  Sin embargo para TIME, «a pesar de toda su inteligencia, Mank no es nada parecido a una obra maestra; es más una hazaña placentera de osadía, una película hecha con cuidado y astucia y poblada por actores que saben exactamente lo que están haciendo». Para Entertainment Weekly «Entonces, la historia se convierte menos en un relato forense de una obra maestra que en una oda agridulce a una cierta porción del viejo Hollywood: en parte carta de amor, en parte cuento con moraleja y, de alguna manera, sigue siendo un misterio». Y según Hollywood Reporter «trabajando a partir de un guión minuciosamente investigado por su difunto padre, Jack Fincher, el director ha creado una pieza de gran estilo de nostalgia cinematográfica que es un placer constante de ver, pero que sólo emociona intermitentemente». 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar