Cine, Tv y Teatro

La película de la semana: Leviathan

Leviathan2

Si las previsiones y las quinielas están acertadas, Leviathan, que se estrena en nuestro país esta semana, sería la sexta película de nacionalidad rusa en ser nominada a mejor película extranjera en la historia de los Oscars.

Antes de 1992, cuando estaba constituida la Unión Soviética, la misma ya había recibido un total de nueve nominaciones entre 1968–1984, incluídas las ganadoras Guerra y paz (1968), Dersu Uzala (1975) y Moscú no cree en las lágrimas (1979).

Desde 1992,  el prestigioso director Nikita Mikhalkov ha encabezado el mayor número de candicaturas, cuatro ocasiones, una de ellas alcanzando la primera y única estatuilla, hace veinte años por Quemado por el sol.

Leviathan viene precedida de un brillante curriculum: entre otros, mejor guión en Cannes, cuatro nominaciones en los Premios del Cine Europeo, incluyendo Mejor película, y nominación a mejor película extranjera en los Globos de Oro. Su director, Andrey Zvyagintsev, ya tiene en su trayectoria películas como El regreso (2003)- León de Oro en Venecia – o Elena (2011).

Leviathan es la escenificación del relato bíblico de Job ambientada en la Rusia moderna y que protagoniza Kolia, que trabaja en un taller de coches en una pequeña ciudad. Vadim Sereyich, el alcalde de la ciudad, está empeñado en hacerse con el negocio, la casa y las tierras de Kolia. Primero le ofrece dinero, pero Kolia no concibe la vida sin su taller y sus tierras, y sobre todo sin poder contemplar la belleza natural que le ha rodeado desde que nació. Ante la negativa de Kolia, Vadim Sereyich decide emplear métodos más expeditivos.

Una historia que no ha gustado a las autoridades rusas por ser una crítica al gobierno Putin, pese a que el director ha reconocido en varios medios- tal vez para suavizar la tensión- que la crítica está referida al abuso de poder en general. De hecho, Zvyagintsev ha comentado que la historia está basada en un hecho real acontecido a un hombre en Colorado, EEUU. En todo caso, la cinta destila naturalidad gracias, entre otras cosas, al vodka, porque los personajes están bebiendo el manjar ruso durante gran parte de la película, y el director insistió en que los actores debían meterse en el papel con todas las consecuencias…

Así, para The Playlist “si alguna vez hubo alguna duda en cuanto a la posición del Zvyagintsev como uno de los más importantes directores, aquí echa el resto. Su cine siempre ha sido excelente, pero nunca ha tratado el estado de su nación de la forma que lo hace aquí. Y eso hace que Leviathan, no sólo magistral, sino también de gran importancia”. Para The Dissolve “Leviathan en sí se siente como un valiente, acto solitario de rebelión contra el sistema, profundamente pesimista sobre la posibilidad de que alguna vez trabaje a favor de la gente. Y que exige una bebida fuerte”.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close