Cine, Tv y Teatro

La película de la semana: Lady Bird

Se estrena otra de las predilectas para los Oscars 2018.

Su protagonista, Saoirse Ronan, con su tercera nominación al Oscar- la primera cuando tenía solo 13 años, por Expiación– es la favorita para llevarse la estatuilla a mejor actriz, papel por el que recientemente ganó el Globo de Oro. Además, Lady Bird es el debut como directora de Greta Gerwig y la ha convertido en la quinta mujer nominada al Oscar a mejor director, ocho años después de que lo fuera Kathryn Bigelow, quien ganó el galardón con En tierra hostil. Gerwig- también nominada como autora del mejor guión original- era conocida principalmente por su trabajo en la gran pantalla. Su papel más famoso es el protagonista de Frances Ha, una pieza en blanco y negro que coescribió con su compañero y colaborador frecuente Noah Baumbach.

El coming-of-age es un género muy habitual en el cine estadounidense, y, al igual que sus protagonistas, ha crecido – buscando nuevos horizontes y perspectivas- hasta llegar a una madurez espléndida, desde Rebeldes sin causa (1956) a El graduado (1967) pasando por American Graffiti (1971), The Last Picture Show (1971), Rebeldes (1983), The Breakfast Club (1985), El Club de los Poetas Muertos (1989) o Movida del 76 (1993), para comenzar en el nuevo siglo con Donnie Darko o Ghost World (2001). Buena prueba de la plenitud del género- casi siempre emparentado con la dramedia o comedia dramática- es la cinta ganadora a mejor película del pasado año, Moonlighting (2016), pero, también en tiempos recientes, Boyhood (2014), Moonrise Kingdom  (2012), An Education (2009) o Juno (2007).

Para USA Today, Lady Bird “el debut ingenioso y entrañable de la directora y escritora Greta Gerwig … navega los absurdos y las luchas de la transición a la edad adulta, mientras que logra un excelente equilibrio entre el capricho agradable y la emoción conmovedora”. The Hollywood Reporter destaca que “está repleta de información precisa sobre el apetito levemente rebelde de una heroína por deshacerse de las restricciones del hogar y la escuela católica y convertirse en una vida independiente, y lo hace con una gran cantidad de detalles cuidadosamente observados”. Para Vulture “es una película tambaleante, pero con alma: Gerwig tiene un don para saltar la superficie de la vida de su alter ego adolescente y luego profundizar, rápidamente, sin problemas, antes de saltar de nuevo”. Una de las virtudes de la cienta, señala Entertainment Weekly, que la diferencian de otras del género es que “Gerwig no atrapa a su protagonista en la inconsciente burbuja de menores que habitan en la mayoría de los dramas de mayoría de edad; Los padres de Lady Bird, interpretados por Tracy Letts y Laurie Metcalf, son humanos completamente, formados con sus propios defectos y vulnerabilidades”. Así, para The New York Times “podrías pensar que ya has visto todo ésto antes. Es probable que sí, pero nunca de esta manera. Lo que la Sra. Gerwig ha hecho -y no hay que infravalorar su logro- es infundir frescura y sorpresa en uno de los géneros más convencionales y frívolos del cine estadounidense”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close