Cine, Tv y Teatro

La película de la semana: La comunidad de los corazones rotos

asphalte

En la dramedia Asphalte – nosotros preferimos el título original- seis personajes en situaciones desesperadas forjan amistades inesperadas.

Es una comedia del autor francés Samuel Benchetrit, cuyo libro Crónicas de Asfalto (Anagrama) inspiró dos de los tres capítulos de la cinta, en el que el escritor y director recuerda su infancia en París, o mejor dicho, cómo eran los demás en su infancia. “Hicimos el rodaje en un edificio que había sido construido en los setenta y fue demolido después del rodaje”– comentaba en una entrevista en el Festival de Cannes, donde se presentó la película, hace un par de años-Bencherit describe su película como “tres historias de hundimiento. ¿Cómo puedes caer – desde el cielo, de una silla de ruedas o de un pedestal – y levantarte de nuevo? (…) Lo que me entristece es que nunca se hable de la solidaridad que yo conocí en esos barrios. Allí la gente se mezcla, se habla. Ahora vivo en un edificio en París en donde no suceden esas cosas”.

Para The Hollywood Reporter “Al igual que un Short cuts ligero transplantado a la triste banlieue de París, esta serie de viñetas inteligentemente concebidas es a la vez divertida y tierna, centrándose en varios personajes oprimidos en un olvidado terreno industrial”.  Para Télerama “Por una vez, el barrio no es sinónimo de violencia y odio en el cine francés. El rango de las relaciones humanas va de proximidad anónima a la compasión, incluso neurótica o inoportuna. Más allá del realismo,  del que la película reniega, emana una verdad benéfica de este retrato de grupo en desequilibrio.” Para Lesinrocks “de un sketch a otro, Benchetrit orquesta un cuento empático sobre la miseria emocional y social que se vive en la ciudad. Lo hace sin piedad ni complacencia, pero con un tipo de humor absurdo y preocupado evocando un soñador y desvitalizado Dino Risi o un Kaurismäki sin final feliz”. Para Le Liberation “entrelaza tres historias, a menudo sin aliento, en otras renunciando a entretenerse demasiado, antes de que realmente te involucres. Es evidente que hay una ternura de Benchetrit por sus héroes, pero no siempre es comunicativo (…). Está repleta de palabras por decir, pero, sobre todo, llena de lo que le da ese encanto furtivo a la película: su rareza”.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close