Cine, Tv y Teatro

La película de la semana: Gimme danger

stooges

Este fin de semana se estrena en nuestros cines el esperado documental de Jim Jarmusch sobre los  Stooges.

A través de entrevistas con miembros y allegados, especialmente los Asheton, James Williamson y Jim Ostenberg, el filme traza toda la historia de la banda, un cuarteto que hoy es mítico “pero entonces era basura”. El documental se realizó con dos de los cofundadores fallecidos antes de su génesis (el guitarrista Ron Asheton y el bajista Dave Alexander) y un tercero durante la producción de la película (el batería Scott Asheton, hermano de Ron). Jarmusch evita en Gimme danger muchos clichés de los documentales musicales, como las alabanzas de otros artistas o celebridades, y se convierte en un retrato del personaje, del mito. Así, encontramos curiosas anécdotas. Pocos podíamos deducir que el origen del sonido simple y directo de las canciones de los Stooges viene de un programa de tv, el de Soupy Sales, que solía decirle a los niños que le escribieran cartas, pero sólo de 25 palabras o menos. Iggy adaptó el concepto a sus canciones.

A pesar de la parafernalia que rodeaba su puesta en escena, Iggy deja claro en el documental que la música siempre fue el foco principal de la banda, no la fama, el dinero o las mujeres. ¿El resultado? Hay para todos los gustos, unos más satisfechos que otros. Para Boston Globe “si Gimme Danger nunca resuelve el secreto del atavismo del Iggy en el escenario- de cómo hizo explotar el mito del rock ‘n’ roll totalmente desquiciado, hasta que lo encarnó mejor (o peor) que cualquier otro-  nos recuerda cómo fue, de verdad, el velociraptor de la música popular”. Para Variety “Gimme Danger aporta un tono irónico al retrato de los Stooges: obediente y absorbente, pero nunca eléctrico ni enloquecido”. Para The Hollywood Reporter “si no todos los detalles de la fortuna fluctuante de la banda se narran con claridad cristalina, la fragilidad punzante de la película de Jarmusch – adornada no sólo con secuencias de conciertos eléctricos, sino con una cornucopia de referencias visuales divertidas, además de gráficos cool y alguna animación original de James Kerr – es la más apropiada para su protagonista”. Para Los Angeles Time “los Stooges eran chicos de posguerra que subieron al escenario con una exuberancia sin temor y demente, con Iggy retorciéndose medio desnudo. Con Gimme Danger, Jarmusch ya no le pide que se desnude más. Simplemente se lo agradece”.

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close