Cine, Tv y Teatro

La película de la semana: Estoy pensando en dejarlo

Charlie Kaufman escribe y dirige para Netflix la adaptación de I’m Thinking of Ending Things, basada en la novela homónima de Iain Reid de 2016.

Charlie Kaufman fue habitual guionista con Spike Jonze con Being John Malkovich de 1999, Adaptation, de 2002 y Eternal Sunshine of the Spotless Mind, 2004, que le valió le dio su primera estatuilla dorada y, además, la posibilidad de hacer sus propias películas. Se estrenó con Synecdoche, New York en 2008 seguida de la película animada stop-motion Anomalisa (2015), y para los que no las han visto, sirva de advertencia que ambasson más innacesibles y crípticas que las anteriores.

“Estoy pensando en terminar con las cosas. Una vez que llega este pensamiento, se queda. Se adhiere, perdura y domina”. Jessie Buckley, responsable de la frase que da título a la película, interpreta a la protagonista, que realiza un viaje por carretera en medio de una gran ventisca con Jake  (Jesse Plemons), su novio de las últimas seis semanas más. Se dirigen a visitar a los padres de Jake (Toni Collette, David Thewlis) que viven en una granja. En principio todo apunta una comedia negra e inquietante a cuatro -al estilo Adivina quién viene esta noche pero con el estilo de Kaufman- pero todos sabemos que lo propio de genios como Kaufman, Aronofsky, Gondry o el propio Lynch, y, en general, del cine más surrealista, es la realización de tramas no lineales, y, sobre todo, la completa ausencia de explicación o justificación de las mismas. «Existe esta estructura de guión inherente en la que todo el mundo parece estar atascado, esta cosa de tres actos. Realmente no me interesa. Para mí, es como decir: ‘Bueno, cuando haces una pintura, siempre necesitas tener el cielo aquí, la persona aquí y el suelo aquí’. Bueno, no es así».

Y sobre el final, pues como él mismo dijo:«Realmente no tengo ninguna solución y no me gustan las películas que las tienen». No todos parecen estar de acuerdo con esta afirmación. En todo caso, la crítica está dividida. Para Wall Street Journal es «una película especial, y en ocasiones exasperante, pero no, al final, inaccesible. Es una obra de impresionismo emocional con momentos de triste gracia e imágenes sorprendentes que evocan añoranza».  Según The Observer «éste no es el cine que te deja sintiéndote bien por las cosas. Tampoco sigue un camino familiar. Pero es una de las películas más atrevidas e inesperadas del año, un horror psicológico nervioso e inquietante, saturado de una lógica onírica retorcida que se inclina hacia el dominio de las pesadillas». Para Hollywood Reporter «en muchos niveles, es una obra audaz y brillante, intransigente en su oscuridad y que se distingue por las interpretaciones rigurosamente comprometidas de un elenco principal excelente. Sin embargo, en muchos aspectos fundamentales, la película es frustrante; con frecuencia es un trabajo duro, tan distante como esclarecedor». Según Empire es «Sombría, desconcertante y un poco loca. La originalidad intransigente de Kaufman siempre es bienvenida, pero necesitará tiempo para dejar que esta se filtre» y TIME sentencia:«Por cada momento de conocimiento crudo y conmovedor, hay trillones de milisegundos de Kaufman demostrando que es un sabelotodo torturado. Estoy pensando en dejarlo debe haber sido ardua de hacer, y es insoportablemente tediosa de ver».

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar