Cine, Tv y Teatro

La película de la semana: El sacrificio de un ciervo sagrado

Primera película estadounidense para el aclamado director Yorgos Lanthimos, protagonizada por Nicole Kidman y Colin Farrell.

La película cosechó elogios de la crítica en Cannes, donde Lanthimos y Efthymis Filippou fueron galardonados con el premio al mejor guión. El director, nacido en Atenas, estudió cine en la escuela de cine y televisión helénica Stavrakos en la capital griega. Con The Lobster fue nominado para un Premio de la Academia de Hollywood, junto con el citado Filippou, al Mejor guión original.

Tras el éxito crítico de The Lobster, también con Colin Farrell, y que ganó el Premio del Jurado en Cannes en 2015, Lanthimos y Filippou acometen otra cinta de horror psicológico. Lanthinos ha sido apodado el padre de la conocida como Greek Weird Wave y en la que también están encuadrados autores como Ektoras Lyzigos, Panos H Koutras o Yorgos Zois. Esta corriente fue apodada “extraña” debido a las inusuales elecciones narrativas y de personajes que reflejan la inestabilidad y el entorno problemático del país y sociedad griegos.

Farrell interpreta al cirujano cardíaco Steven y Kidman a su esposa Anna. Tienen dos niños y viven felizmente en una casa acomodada en los suburbios de Cincinnati. Pero su existencia privilegiada se ve amenazada cuando Steven presenta a Martin (Barry Keoghan) en sus vidas.

La cinta de Lanthimos ha cosechado esta vez críticas de todo tipo. Aunque existe cierta mayoría que aplaude la cinta, no existe unanimidad. Por ejemplo, para The Guardian “es un giro intrigante, perturbador y divertido sobre algo que en muchos sentidos podría ser un thriller de terror convencional de los años 70 o 80, o incluso una pesadilla de venganza de la década de los 90”. Para The Hollywood Reporter “La rica veta de inquietante oscuridad e inquietud psicológica que se agita como una traicionera corriente subterránea bajo el humor absurdo de la obra de Yorgos Lanthimos se convierte en un melancólico réquiem de horror doméstico en su quinto largometraje magistralmente realizado”. Movie Nation la describe como “desalentadora, demasiado larga para la escueta parábola sobre la que se basa. Pero Lanthimos organiza estas presentaciones en un tono perfectamente coincidente, antes de encender una cerilla contra este escalofrío para lograr un clímax emocional que, al igual que el anterior, te conmueve incluso cuando te deja frío”. The Seattle Times advierte, sin embargo que, “es el tipo de película que ves con dos emociones simultáneas: la fascinación y el deseo de irte de inmediato. Me alegro, sobre todo, de que haber cedido al segundo, pero todavía estoy reflexionando sobre cómo Lanthimos logró lo primero”.

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close