Cine, Tv y Teatro

La película de la semana: El hijo de Saúl

Son-of-Saul-2

El flamante Globo de Oro a mejor película extranjera en 2016 se estrena esta semana en nuestros cines.

La húngara Son of Saul, protagonizada por Géza Rohring, narra la historia de Saul Auslander, un prisionero húngaro. Saul trabaja en uno de los crematorios del campo de concentración de Auschwitz, durante el año 1944 y es obligado a quemar todos los cadáveres. Tratará de salvar de las llamas el cuerpo de un joven al que hará pasar por su hijo.La historia está basada en un conjunto de documentos escritos en secreto y enterrados antes de que el Sonderkommando se rebelara contra los nazis en 1944.

La película se une a la larga lista de cintas sobre el Holocausto que comenzó con The Stranger (1946) de Orson Welles, la primera película que utilizó imágenes de campos de concentración, continuó con obras como The Diary of Anne Frank (1959), ganadora de tres Oscars, Exodus (1960), Judgment at Nuremberg (1961), The Garden of the Finzi-Continis (1970) o en los últimos años Europa Europa (1990),  Schindler’s List (1993) de Spielberg,  la italiana La vita è bella (1997), The Pianist (2002) de Polanski  o, recientemente, Ida (2012). 

Gran Premio del Jurado en el Festival de Cannes, Son of Saul era la favorita para ganar el Globo de Oro y así ha ocurrido durante la noche pasada. Pero además, la cinta dirigida por el debutante László Nemes ya había recibido excelentes críticas en todos los medios. Para New York Times “Su habilidad (Nemes) es innegable, pero también preocupante. La película ofrece menos visión que sensación, una experiencia emocional que se asienta demasiado cómodamente dentro de las normas del entretenimiento. Esto no es del todo culpa del director. El Holocausto, una vez territorio prohibido, ahora es terreno seguro y familiar”. Para Variety “el resultado es el más sombrío e inflexible del tan cinematografiado tema del Holocausto,  un ejercicio magistral en la privación de narrativa y de sobrecarga sensorial que refunde horrores familiares en términos atrevidamente existenciales”. Para The New Yorker “lo notable es que el Hijo de Saúl es un debut: Nemes nunca ha dirigido un largometraje antes. En cuanto a Röhrig (actor protagonista), es un poeta así como actor, nacido en Budapest y que ahora vive en el Bronx. Si ninguno de ellos hiciese otra película, ésta sería suficiente”.

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close