Cine, Tv y Teatro

La película de la semana: Cold War

Con el trasfondo de la Guerra Fría en la década de 1950 en Polonia, Berlín, Yugoslavia y París

Pawel Pawlikowski regresa cinco años después de Ida, ganadora del Premio de la Academia a la Mejor Película en Lengua Extranjera.

En las ruinas de la posguerra en Polonia, Wiktor (Tomasz Kot) y Zula (Joanna Kulig) se enamoran, obsesiva y destructivamente. Como músicos obligados a tocar en la máquina de propaganda soviética, sueñan con escapar a la libertad creativa de Occidente. Pero un día, a medida que ven su oportunidad de hacer una pausa para París, ambos toman una decisión que marcará sus vidas para siempre.

Filmada en blanco y negro, la acción se desarrolla desde 1949 hasta 1964, un apasionado pero condenado romance en parte inspirado en la relación (tempestuosa) de los propios padres del director, en una historia coescrita con Piotr Borkowski y el fallecido Janusz Głowacki. Pawlikowski no dudó, incluso, en ponerles el mismo nombre a los personajes. Su madre Zula tenía 17 años cuando se escapó de casa para convertirse en una bailarina, mientras que el padre, en el que se basa libremente Wiktor, también era músico y mantiene algunos rasgos de carácter similares con el protagonista.

Pawel Pawlikowski imaginó la banda sonora como un componente central del primer encuentro de los dos amantes, y la música se sumerge a lo largo de esta historia serpenteante en un ambiente embriagador al ritmo del jazz y el rock’n’roll y, de hecho, Pawlikowski habló con los músicos de folk polacos para seleccionar tres canciones que sirvieran de leitmotifs a lo largo de la historia.

El reparto de Zimna Wojna (Cold War) está encabezado por Joanna Kulig, quien trabajó con Pawel Pawlikowski en La femme du Ve (2011) y Ida, así como con Agata Kulesza, quien tuvo una actuación deslumbrante. como un juez comunista en este último largometraje. En la actuación de sus protagonistas hay una preocupación por el impacto visual, para lo que cuenta con la ayuda vital del director de fotografía, Lukasz Zal. El rodaje tuvo lugar el pasado año en Lodz, en Breslavia-en el mismo barrio de la ciudad que escogieron Steven Spielberg para El puente de los espías y Mike van Diem para Carácter– y París.

Ganadora al Premio al mejor director en Cannes, Zimna Wojna recibió, además, generosas críticas en su estreno en el festival. Según Variety “Cold War puede que regrese a la meticulosa estética monocroma de de “Ida”, pero es una obra complementaria, con su propia energía tonal y estructural: emocionalmente menos inmediata, quizás, pero inmersamente aderezada por los ritmos de jazz rotos tan queridos por su protagonista”. Para The Guardian” Al igual que Miles Davis señaló que “lo que importa no son las notas que tocas, sino las que no tocas”, Cold War es un oscuro musical lleno de silencios y elipsis. Corresponde a la audiencia llenar los huecos episódicos en la narrativa y adivinar los verdaderos sentimientos que a menudo permanecen ocultos”. Según The Independent “La misma historia podría haberse contado fácilmente como una épica similar a la del Dr. Zhivago sobre dos amantes abofeteados en las mareas de la historia del siglo XX. Ese no es el estilo de Pawlikowski en absoluto. La película nunca pierde su calidad íntima y lúdica”. Para TIME “Cold War es una saga de tortura romántica, glamour, cruces fronterizos prohibidos y más traiciones de lo que usted pueda imaginar (…)  Camina hábilmente en la línea entre la diversión apropiadamente sombría y la genial y sofisticada”.

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close