Cine, Tv y Teatro

La película de la semana: Cobain, a montage of heck

Kc

El primer documental autorizado sobre la vida del líder de Nirvana se estrenará también en nuestro país, durante tiempo limitado,el 23 de abril.

Hasta entonces la figura de Cobain había sido inspiración de varias películas, pero muchas de ellas no sólo no contaban con la aprobación, sino con la desautorización de la propia familia, como el polémico documental Kurt & Courtney, en el que Nick Broomfield atacaba a Love, quien no dejó que el filme incluyera música de Nirvana. Hace 10 años, en 2005, se presentaba en Cannes Last days, de Gus Van Sant, inspirado en la vida de Kurt. En él, Michael Pitt interpretaba a un músico de grunge en plena crisis que intenta suicidarse para escapar del mundo que lo rodea.

Tres años más tarde, en 2008, se comenzó el proyecto de llevar a la gran pantalla Heavier than heaven, basada en la biografía de Cobain a cargo de Charles Cross, producida por Courtney Love y con guión de David Benioff. Incluso ya se hablaba de Ryan Gosling para el papel de Kurt. Del proyecto hace tiempo que no se sabe.

Nada menos que ocho años invirtió Brett Morgen – autor también del documental de los Stones Crossfire Hurricane – en realizar este documental sobre Cobain, gracias al archivo personal del cantante, proporcionado por la esposa y la madre del músico, formado por más de 200 horas de audio y música, pinturas y esculturas, películas en super 8 y más de 4.000 páginas de escritos de su diario. A todo ello se añaden escenas de animación que relatan un viaje temporal desde su nacimiento en Aberdeen (Washington) en 1967 hasta que se quitó la vida en 1994, con solo 27 años.

El director niega la premisa habitual de que “normalmente  (documental) autorizado quiere decir (documental) suavizado”  ya que se han incluído imágenes y diálogos que no gustaban a los familiares del músico.

El documental ha sido producido por la propia hija de Frances Bean Cobain, quien, según el mismo director ha asegurado, ha puesto como única condición que el documental tratase sobre la vida de su padre, y no sobre Nirvana y, mucho menos, sobre la trágica muerte del músico. En una reciente entrevista de promoción, Frances Bean, de 22 años, precisamente reconoce que, hoy por hoy, no es una fan fatal de Nirvana:“La escena grunge no me interesa”.

Para algunos medios esta desconexión entre Cobain hijo/marido/padre y Cobain músico es uno de los fallos de la cinta:“La forma en que Cobain se sentía, sobre todo después de que su tan deseada primera experiencia sexual fuera mal y que luego se conociera en la escuela, alimentó directamente su atracción sobre el punk rock, con esas letras sobre la ira y la alienación. Sin embargo, en uno de los mayores fracasos de la película, Morgen no conecta ésto con la escena grunge naciente que fue surgiendo en ese momento en Seattle, y sin esa información contextual, la idea de que Cobain se convirtiera en la voz de una generación entera parece sin fundamento” destaca Hollywood Reporter. Algo así señala The Telegraph Los fans del grunge, por su parte, pueden lamentar el fracaso del documental en la forma de abordar el género mismo,  y se tendrán que contentar con un esbozo de los logros de Cobain como icono del rock. En última instancia, sin embargo, Morgen se las arregla para mantenerse alejado de la hagiografía, compilando una pieza estimulante de películas, que está completamente de acuerdo con el virtuosismo de Cobain”.

 

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close