Cine, Tv y Teatro

La película de la semana: Cegados por el sol

A bigger

Remake de La Piscine de Jacques Deray, clásico del cine francés protagonizado por Alain Delon y Romy Schneider.

El cine francés siempre ha sido objeto de versiones, desde el principio de los tiempos (cinematográficos): Fritz Lang adaptó dos clásicos de Renoir: La Rue rouge – con el título de Scarlet Street, Perversidad en nuestro país, 1945 – y Désirs humains titulada Human desire, Deseos humanos, 1954. Las obras de Henri-Georges Clouzot son las que más versiones han recibido; en los años 50 encontramos The 13th Letter (1951) de Otto Preminger, que es una revisión de Le Corbeau. Unos años más tiene Le Convoi de la peur (Sorcerer) (1953) de William Friedkin, adaptación de Salaire de la peur de Clouzot, y uno de sus mayores clásicos, Les diaboliques (1954), tuvo una popular revisión americana en 1996. Podríamos citar también la inspiración que 12 monos de Terry Gilliam tuvo del cortometraje francés La Jetée, de 1962. Salvo casos contados, pocas veces encontramos que un remake pueda superar o, al menos, igualar al original. Recuerda la encuesta que hicimos hace unos años  al respecto…

Ya sabemos que en EEUU, desde hace unos años, el remake es una moda que no tiene vuelta atrás. Pero ¿qué llevó al italiano Luca Guadagnino  a revisar un conocido y reputado clásico del noir francés como La piscine? El regreso del director al drama llega después de dos documentales – y una ópera(!!) -y  seis años desde su último  largo -considerado hoy de culto -como es Io Sono L’Amore (“I am Love”), que él mismo escribió, dirigió y produjo. Si la película de Deray está ambientada en la Costa Azul, en este caso la acción se sitúa en la isla italiana de Pantelleria, en el que las vacaciones de una estrella de rock y su novio cineasta se ven interrumpidas por la visita inesperada de un antiguo amante y su joven hija. El guión está escrito por Alain Page y David Kajganicy y la película compitió por el León de Oro en la 72º edición del Festival de Cine de Venecia. Cuenta, además, con la excepcional fotografía de  Yorick Le Saux.

Para Variety “para Guadagnino, no es el destino de los personajes lo que importa tanto como su dinámica, que Kajganich y el director manipulan con la actitud que no se anda con contemplaciones, típicamente reservada para el teatro, empujando a todo el conjunto a su potencial máximo”. Para The Telegraph “en la apuesta dramática, la mesa de comedor alcanza a un distante segundo a la piscina: un lugar para desvestirse, tomar el sol, ligar, competir por la atención, competir, refrescarse y quemarse. En un tanque brillante de romance, celos y la intriga, A Bigger Splash te sumerge en la parte más profunda”. Para The Guardian “al igual que con I Am Love, Guadagnino ha creado algo totalmente distintivo aquí, un cóctel de emociones intensas, un entorno trascendente y de desvíos inesperados. Un verdadero placer”. Sin embargo, para Empire “Ralph Fiennes deslumbra como un rebelde del rock and roll en un drama erótico elegante, poco ortodoxo y que se esfuerza, pero no consigue ,mantener su impulso excéntrico”.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close