Cine, Tv y Teatro

La película de la semana: A war (Una guerra)

El escritor y director danés Tobias Lindholm estrena en nuestro país su tercera película, tras el éxito de Secuestro (2012).

También con guión del propio Lindholm, A War sigue a un comandante del ejército danés, Claus Michael Pedersen, asignado a la provincia de Helmand, Afganistán. Los actores principales son Plou Asbæk- Euron Greyjoy en Juego de tronos– y Søren Malling, ambos también actores en Secuestro, acompañados por Tuva Novotny, Charlotte Munck, Dar Salim y Dulfi Al-Jaburi; además, los soldados que actúan en la película son verdaderos soldados de tropa daneses que han sido desplegados en Afganistán.

El reputado curriculum de Lindholm se completa con la coescritura de Submarino (2010) del cineasta danés Thomas Vinterberg y la nominada al Oscar The Hunt (2012) que recogió 40 premios, entre ellos el European Film Award y el Nordic Council Film Prize. Lindholm también entregó los guiones para la película de Søren Kragh-Jacobsen, La hora del lince (2013) y April 9 de Roni Ezra (2015). La película fue nominada al Oscar a la mejor cinta extranjera en 2015, aunque tenía pocas posibilidades con El hijo de Saúl como principal oponente.

Mientras que para VarietyA War no busca abrir nuevos caminos en la investigación cinematográfica en curso del conflicto de Afganistán; más bien, escruta el terreno sobre el que se asienta con una sensibilidad y un detalle consumados”, para Village Voice es “quizás la mejor película de la historia de las guerras en Oriente Medio, un examen escrupuloso y poco clamorizado de la toma de decisiones en el campo de batalla, y sus impactos potencialmente devastadores, tanto en el país como en casa”. Para The A.V.Club, sin embargo, “es discreta e imparcial, resistiendo a cada paso las oportunidades para el melodrama; irradia inteligencia y neutralidad, lo cual, aunque sea admirable, no inspira exactamente una fuerte respuesta emocional”. Esa contención se ve, por otros criticos, como algo positivo, como afirma The Film Stage “Lindholm sobresale en una especie de naturalismo controlado, lo suficientemente maleable como para permitir que la escena se desarrolle de manera autónoma, y de forma tan precisa e inquisitiva que ni siquiera hay un toque de relleno a la vista”.

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close