Cine, Tv y Teatro

La Madre del Blues: primeras impresiones

Se estrena en Netflix la cinta sobre la leyenda del blues Ma Rainey y la última película protagonizada por el actor Chadwick Boseman, que falleció a finales de este verano.Ma Rainey’s Black Bottom es una adaptación de la obra del mismo nombre escrita por August Wilson. La historia tiene lugar en Chicago en 1927, durante la última mitad de la carrera discográfica de Ma Rainey. Gertrude «Ma» Rainey fue una de las primeras cantantes de blues profesionales afroamericanas y una de las primeras generaciones de cantantes en grabar canciones del género, lo que le valió el título de «Madre del Blues». Si bien la mayoría de sus colegas fundieron su ganancias al momento, Ma Rainey tenía su futuro en mente. Se retiró en 1935, en un momento en que las películas sonoras habían matado al vodevil, el boom del blues había dado paso al blues real de la Gran Depresión, y los cantantes más formados de blues clásico cantaba canciones alegres a un público reducido por unos precios exiguos. Rainey invirtió en el mismo negocio que había contribuido a su temprana jubilación: compró dos teatros y pasó el resto de su vida como empresaria en su ciudad natal de Columbus, Georgia. La cinta se centra en las tensiones raciales entre Ma Rainey (Viola Wills), su trompetista (Boseman) y su equipo (blanco) de gestión de los negocios.

No es la primera película biográfica musical de grandes del blues, un género musical en el que abunda más la ficción o el documental. Si miramos atrás la más popular es Lady Sings the Blues (1972), sobre Billie Holiday, nominada a cinco premios de la Academia en 1973, incluida Diana Ross como Mejor Actriz; Leadbelly (1976), sobre la vida de Huddie Ledbetter, dirigida por Gordon Parks; Crossroads (1986), inspirada en la leyenda Robert Johnson con música escrita por Ry Cooder o las dos películas del año 2008 sobre el pionero Chess Records, Cadillac Records y Who Do You Love?.

La Madre del Blues tiene un apoyo notable, que incluye al actor ganador del Oscar Denzel Washington como productor. Washington ya había protagonizado en 1990 el drama musical del género Mo’ Better Blues dirigido por Spike Lee. Además incluye al ganador del premio Tony y habitual de Broadway George C. Wolfe como director y el ganador del Tony, Ruben Santiago-Hudson como escritor del guión, mientras que el aclamado músico de jazz Branford Marsalis compuso la partitura, quien también participaba en Mo’ Better Blues. Viola Davis ya había coincidido con Boseman anteriormente, en el papel de madre en la película biográfica de James Brown Get on Up de 2014.

Para The New York Times «es un recordatorio poderoso y penetrante de la necesidad del arte, de sus costos a veces terribles y de la belleza de las personas, vivas y muertas, con quienes lo compartimos. Según Los Angeles Times «Boseman (…) imparte a este hombre hirviente y destrozado el regalo de un alma rota, desgarrada por la ira y el trauma, y lo hace aún más humano por ello. Sus momentos finales en pantalla se encuentran entre los más oscuros y también los mejores». Para The Hollywood Reporter «está demasiado inextricablemente soldada a su concepción teatral como para volverse completamente cinematográfica (…) Pero ver a actores de este calibre perderse en personajes de una humanidad tan dolorosa es una gran recompensa». Entertainment Weekly apunta que «Si Davis no se hubiera llevado a casa el oro de los Oscar tan recientemente, es casi seguro que reclamaría otro premio aquí por el crudo brío transformador de su actuación (…) Sin embargo, es Boseman (…) quien hace cantar tanto lo amargo como lo dulce de la historia: una flecha puntiaguda de dolor, esperanza y furia sin explotar, desgarradoramente viva en cada escena».

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar