conciertos

Jonathan Richman (Sala Apolo, Barcelona, 25-10-10)

Habrá mucha gente que a estas alturas de la película piense que Jonathan Richman no es más que un pobre colgado. Para muchos otros, los que le seguimos con devoción, Richman es algo así como un gurú de la desvergüenza, el saber hacer y el menos es más. Quizás sí sea cierto que últimamente sus conciertos pasan por fases de freak-show que tan sólo él puede reflotar, pero de ahí a hablar del ocaso de uno de los grandes va un trecho.

En su última visita a la sala Apolo de Barcelona, Jojo, el eterno adolescente, salió acompañado de su inseparable Tom Larkins a la batería y empezó su repertorio con la acertadísima ¿A qué venimos sino a caer?, pero algo no acababa de funcionar. No faltaban ni sus bailes ni su castellano ininteligible, pero el ex Modern Lovers no pisó a fondo el acelerador de su contagiosa alegría hasta aproximadamente la mitad del concierto. A partir de ahí, arropado por su parroquia de fieles, todo fue sobre ruedas e incluso acabó dando más de lo que seguramente tenía previsto, consciente de que tenía que remontar. Y es que la propuesta del de Massachussets es más que arriesgada y para que funcione del todo es necesario emplearse a fondo. Estoy más que seguro que muchos de los que hoy pueblan el star system no tienen ni el valor ni el carisma suficiente para cantar a viva voz, dejando al respetable a sus pies tal y como lo hace Richman.

Del repertorio de la noche destacaremos favoritas como I was dancing in the lesbian bar o El joven se estremece. Y aunque para rozar la perfección faltaron Pablo Picasso y Vampiresa mujer -himno de la vida que en tantas jaranas nos ha acompañado-, podríamos decir que el hombre de la eterna camiseta navy alegra corazones allá por donde pasa.

Etiquetas

1 thought on “Jonathan Richman (Sala Apolo, Barcelona, 25-10-10)”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close