Cine, Tv y Teatronoticias

Inside Llewyn Davis: primeras impresiones

inside-llewyn-davis

Flamante “Grand Prix”, segundo premio en la edición 2013 de la edición de Cannes, film de los Coen basado en las memorias del músico Dave Van Ronk.

inside-llewyn-davis posterHacía tiempo que una obra basada en la historia de un músico no captaba tanto la atención de la crítica, si exceptuamos el reciente gran éxito del documental Searching for Sugar man, que cada día sigue ganando más adeptos en nuestro país.

El nuevo filme de los Cohen narra la historia de un cantautor folk neoyorkino en la escena musical de los 60, basado en las memorias de Dave Van Ronk, ‘The Mayor of MacDougal Street’. Tardaremos en verla, ya que la fecha de estreno en EEUU está prevista para el mes de diciembre. En el papel de Llewyn Davis está el actor de origen guatemalteco, Oscar Isaac, quien interpreta a este bohemio a quien todo le sale mal. La historia del personaje evoca a músicos de carne y hueso (el caso de Phil Ochs, por ejemplo), si bien el autor de la compilación de las memorias de Dave Van Ronk, Elijah Wald señala que el período en que se desarrolla el filme “es anterior al momento en que Dylan y Ochs llegaran a Nueva York, cuando nadi3 podía haber imaginado la escena Village como un centro de la música folk y que proporcionaría superestrelllas internacionales y cambiaría el curso de la historia de la música. Es un momento de transición, antes de la llegada de los 60s tal y como hoy los conocemos y que fue capturada por uno de los “gurus” de aquella escena, Dave Van Ronk…”

Así, Wald destaca que “el Greenwich Village de Llewyn Davis no es el de la escena folk próspera que produjo a Peter, Paul and Mary y cambió el mundo cuando Bob Dylan se hizo eléctrico. Es la escena folk de la época oscura antes de que los discos de éxito y mucho dinero llegaran, cuando un pequeño grupo de verdaderos creyentes comerciaban con viejas canciones como un lenguaje secreto. La mayoría de ellos eran niños que habían crecido en las calles de Nueva York o los suburbios prefabricados de Long Island y Nueva Jersey, tratando de escapar de la monotonía y la conformidad de la década de los 1950 de Eisenhower. Algunos eran estudiantes universitarios que vivían en casa con sus padres, otros compartían apartamentos en lo que todavía era Little Italy y el Lower East Side de Nueva York…” . 

Van Ronk, el músico, recuerda este perído como aquél período clave en “que un grupo de jóvenes músicos estudiaba los discos para captar la crudeza del blues del Delta y las canciones de los Apalaches, buscando maneras de hacer que la música expresase sus propios sentimientos y deseos. La mayoría de los músicos no hicieron carreras profesionales, ni siquiera llegaron a grabar un disco. No teníamos ninguna duda de que fuimos la vanguardia del renacimiento popular, pero ten en cuenta, estábamos en nuestra adolescencia y a los veinte años, si no te sientes que eres la vanguardia en esa edad, algo está mal en tí. Por supuesto que éramos la ola del futuro- teníamos 21!”

Pocas veces coinciden tantos medios en conceder un sobresaliente al mismo filme. Es el caso de la nueva película de los Cohen. IndieWire destaca que es “una oda al arte por el arte, Inside Llewyn Davis es la película más inocente de la carrera de los Coen, que, en su caso, es un logro absolutamente radical”. Time Out London afirma que “los Coen nos han dado una versión melancólica, a veces cruel, a menudo hilarante, de la hipotética historia musical. Es una revisión de la cultura popular que posiblemente nos dice más acerca de la verdad de los hechos que los mismos hechos podrían hacerlo”. The Guardian confirma que está “brillantemente escrita, magníficamente interpetada y perfectamente diseñada y rodada, una imagen dulce, triste y divertida sobre el mundo perdido de la música popular, que, sin esfuerzo, nos sumerge en aquella época”. Variety señala que “a pesar de todo el dolor en “Inside Llewyn Davis,” también hay abundante alegría – la alegría de la música en sí, exquisitamente producida por T. Bone Burnett y cantada en directo en el plató por los propios actores. Tanto dramática como musicalmente, la película destaca en que representa los muchos estilos variados que terminaron agrupados bajo el paraguas folk…”

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close