especiales

I know you got…(Neo) Soul

No podemos dejar de hablar de un fenómeno cada vez más creciente tanto en Reino Unido como en EEUU, que es aquél que conforma una cierta revitalización del soul en su sentido clásico, en el modo en que se modeló a través de sellos como Stax y Motown, y que se había ido abandonando a favor de otros estilos como el hip hop, tal como se refleja al echar un vistazo a las listas de Billboard de los últimos años.

El llamado “Neo soul” no es un fenómeno nuevo, ya que a finales de los años ochenta surgió algo parecido en el Reino Unido, con solistas y bandas como The Pasadenas, The Christians, Terence Trent D´Arby o HotHouse, con la fantástica voz de Heather Small, que recordaba a Gladys Knight, en temas como Don´t come to Stay.

Fue un fenómeno que poco a poco fue remitiendo en el Reino Unido, o al menos con la fuerza con la que había irrumpido en su momento, aunque no dejaron de salir artistas de interés, que sin embargo no consiguieron el éxito de sus precedesores.

Sin embargo, en EEUU, el fenómeno fue cada vez cobrando más vigor: en 1995 D´Angelo recuperaba con su debut Brown sugar a Donny Hathaway, y dos años más tarde Erykah Badu hacía lo mismo con Billie Holiday en su debut Baduism. En 1998 llega lo que hasta entonces es el mayor éxito del neo-soul, el álbum The Miseducation Of Lauryn Hill de Lauryn Hill.

Esta circunstancia llevó a que los hijos de los que fueron, son y serán leyendas del soul, aprovecharan en el año 2004 para unirse y formar una asociación: Simone (Nina Simone), Lalah Hathaway (el antes mencionado Donny Hathaway) e Indira Khan (Chaka Khan) junto a Joyce Kennedy (Mothers Finest), Nona Hendryx (LaBelle) y Sandra St. Victor (The Family Stand), unieron sus fuerzas para presentar sus propias canciones en una gira conjunta. Aunque no de todos los palos salen buenas astillas. Sea o no así, en la realidad, el fenómeno del Neo-Soul no se ha caracterizado precisamente por su carácter hereditario.

Tendríamos que remontarnos a tiempos recientes, cuando el 3 de abril de 2006 el dúo Gnarls Barkley lanza su hit Crazy, con el que llegan al número 1 en Reino Unido, permaneciendo durante nueve semanas en ese puesto, hecho que sólo había logrado Queen con su Bohemian Rhapsody. El tema ostenta, además el record de ser el primer número 1 solamente a través de ventas digitales.

Danger Mouse (productor) y Cee-Lo no hicieron más que recordarnos que en un momento existieron Sam Cooke, Sly and the Family Stone o Marvin Gaye, pero adaptándolos al sonido del momento. Dieron en la diana.

En octubre del mismo año, John Legend publica su segundo álbum, Once Again, que llega a ser disco de oro en Gran Bretaña y platino en EEUU, y que sin embargo pasaría desapercibido en España.

Hoy todos conocemos a Amy Winehouse, pero cuando publicó su segundo álbum en octubre de 2006 era una perfecta desconocida. La cosecha de buenas críticas que tuvo Back to Black y el hecho de llegar a colarse, prácticamente recién publicado, entre los 10 mejores del año en Billboard y New York Times, la catapultó a la fama, que se prolongaría al año siguiente. El hecho cómo digirió esa popularidad, daría para otro capítulo aparte.

Todos estos músicos tienen en común que utilizan en sus discos todo abanico de samplers (Tears Dry on Their Own de Amy Winehouse utiliza el Ain’t No Mountain High Enough de Marvin Gaye; en el caso de Crazy, el Last Man Standing del spaghetti western Django) pero marcan al mismo tiempo a cada uno de los temas un estilo que nos hace olvidar que una base o un estribillo pueda estar tomado de tal o cual clásico.

En octubre del 2007 Sharon Jones & The Dap-Kings publican su tercer álbum, 100 Days, 100 Nights. La repercusión del disco se vé reforzada por el hecho de que la banda había prestado voces al exitoso álbum de Winehouse y posteriormente la acompañaran en su primera gira por EEUU.

El fenómeno Winehouse se hizo imparable, y los dueños de las compañías, que están siempre al quite, no perdieron el tiempo en los meses siguientes. Este 2008 el lanzamiento de otras debutantes como Adele o Duffy en compañías potentes quiso emular el éxito de la ganadora de 5 premios grammy, y lo consiguieron en gran medida, pero no con el prestigio con que lo hizo Amy Winehouse.

No sólo las compañías, sino los propios músicos se hicieron eco del éxito de Winehouse. La misma Imani Coppola se unió al dj Adam Pallin para formar el dúo Little Jackie y componer el álbum The Stoop. Con el single The World Should Revolve Around Me, consiguió en el Reino Unido el éxito que no había obtenido en toda su carrera en solitario.

En los últimos meses el fenómeno se va introduciendo, ya sea en forma de homenaje, o como un lanzamiento más o menos descarado. Veamos algunos casos recientes:

El caso de Bryn Christopher es el más claro: ha sido el compañero de gira de Amy Winehouse. Sus productores, el dúo Midi Mafia, consiguieron hace unos meses los derechos exclusivos para usar samples del catálogo del sello Stax, y así lo han hecho por primera vez con el debut de Christopher, que lleva el título de My World, lo cual no desmerece el talento y la voz del músico debutante de Birmingham.

Raphael Saadiq, sin embargo, no es un recién llegado. Vocalista del grupo Tony! Toni! Toné!, también productor, The Way I See It es ya su cuarto álbum (el que más le ha costado producir, según él mismo cuenta). No esconde su preferencias por bandas como The Delfonics o The Stylistics y por Sam Cooke, y así quiso reflejarlo en este álbum de principio a fin e incluso en la portada. Además cuenta con la colaboración de Joss Stone y Stevie Wonder.

Kylie Auldist pone las voces en la banda australiana The Bamboos, quienes la acompañan en su debut Just say, y cuyo líder, Lance Ferguson compone y produce. En el álbum encontramos desde el lado más “supreme” del tema que titula el álbum, al funk de Cut you loose, logrando puntos álgidos como el que cierra el álbum, Never Did I Stop Loving You, o la excepcional versión del Everybody loves you de Jeff Buckley, seguramente una de las mejores que se haya podido hacer del músico de Los Ángeles.

El último caso es el de Ricardo Swift Ochoa, Richard Swift, músico que ha acompañado a Wilco en su gira con el álbum Sky Blue Sky. Ground Trouble Jaw es un ep gratuito que el músico americano publicó este verano, grabado en parte en el estudio de Wilco. No forma parte de la corriente, lo suyo es un homenaje particular, en dos de los temas del Ep, al sonido Motown (él lo llama “improvisaciones”).

Y aquí puedes escuchar cuatro de los temas de esos cuya interpretación nos devuelve a los mejores momentos del soul:

Bryn Christopher – My kinda woman
Raphael Saadiq – Sometimes
Kylie Audlist – Everybody here wants you
Richard Swift– Would you

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close