conciertosespecialesnoticias

Heineken Primavera Sound 2013. Prólogo (22-05-2013)

Guards (50)RetP

Primavera Sound 2013. Prólogo: The Bots, Guards, The Vaccines y Delorean.

Un año más, finales de mayo en Barcelona solo puede significar una cosa: Primavera Sound. La cita imprescindible de la música en directo en nuestro país, o lo que es lo mismo: 7 días de conciertos, 9 escenarios, más de 200 bandas, y un recinto de casi 100.000 metros cuadrados. Un evento que por su envergadura y calidad se puede considerar el festival de música más importante de la Península Ibérica, y uno de los mejores de Europa y del mundo entero. Pese a que ya desde el lunes se podía disfrutar de conciertos del programa Primavera en la sala Apolo, es hoy cuando jueves empieza verdaderamente la acción en el recinto del Fòrum. Ayer miércoles, sin embargo, y como prólogo gratuito de lo que veremos durante estos cuatro días, se abrió la veda de los grandes conciertos con la inauguración de los primeros dos escenarios. 10 bandas para abrir boca, de entre las que destacaron The Bots, Guards, The Vaccines y Delorean, todas en el escenario Ray-ban.

The Bots (19)RetPLlegamos hacia las 19h al recinto del Fòrum y el estruendo musical que tanto se oía desde las verjas resultó proceder de una pareja de hermanos californianos, insultantemente jóvenes, que se hacen llamar The Bots; como cuando la sombra engrandecida del ratón, proyectada en la pared, es capaz de asustar al gato. Al acercarnos al escenario pudimos comprobar que no eran más que críos, pero con los instrumentos muy bien puestos: Mikaiah Lei es el mayor, canta y toca la guitarra con soltura blusera remarcada, y apenas tiene 20 años. Y Anaiah Lei, de 16, con un pelo a lo afro espectacular y un enorme aparato de colegiala, imprime desde su batería un ritmo acelerado y contundente que solo su hermano podría saber seguir.

Engendrados por padre chino y madre afro-caribeña, los componentes de The Bots parecen haber nacido como dúo guitarra-batería, al estilo The Black Keys o No Age: blues-rock y punk, todo a cuatro manos. No estuvieron más de media hora sobre el escenario, pero desde luego en ningún momento les pudo la presión. Naturales, enérgicos y sin complejo alguno, presentaron lo mejor de sus tres precoces trabajos, un Lp y dos singles, que tras causar furor en su país natal, donde ya han teloneado a gente como Refused o Yeah Yeah Yeahs, puede que empiecen ahora a resonar con más fuerza fuera de sus fronteras gracias a este nuevo asalto al viejo continente. Talento y futuro no les falta, y energía, desde luego, les sobra.

Guards (27)RetPMedia hora duró también el concierto de Guards, la banda de Richie, el hermano de Madeline Follin, vocalista de Cults. Con bastante camino andado en lo que a producción se refiere, y con un notable Cd en el mercado, In Guards We Trust (Black Bell, 2013), los neoyorquinos mezclan pop y rock independiente a grandes cantidades, con una ligera tendencia al desmelene, acentuado a medida que avanzaba el concierto. Sin embargo, lejos de la solvencia y autosuficiencia de la banda anterior, los Guards resultaron todo, o casi todo, miga de la buena. Una fórmula compuesta casi exclusivamente de azúcar y harina: vistosa, audible y comestible, pero con muy poco retrogusto. Sonaron, como no podía ser de otro modo, Ready To Go, Nightmare y Heard The News, sus mejores bazas, y tal vez cuajaran mejor entre el expectante público, ya instalado, de los londinenses The Vaccines.

The Vaccines (85)RetPPorque lo que mueve esta joven pero ya veterana banda es realmente digno de mención. Más allá del estereotipo mayoritario, chica rubia de entre 16 y 20, el público de The Vaccines parece vibrar siempre como si todos, de manera unánime, estuvieran asistiendo a su primer concierto de himnos y masas. Hay cierta inocencia e inocuidad en el destinatario, y el emisor, por tanto, no se exige mucho más para montar su buen directo. Tras dar el pelotazo con What Did You Expect From The Vaccines? (Columbia, 2011) y confirmarse como grupo grande con Come Of Age (Columbia, 2012), los británicos han sabido asegurarse el éxito creando un directo potente, y aferrando su fiabilidad a la escasa complejidad de sus estructuras melódicas. Sorprende, eso sí, la escalada rítmica de una batería que retumba el doble en directo que en el estudio.

The Vaccines (51)RetPThe Vaccines, en cualquier caso, responden bastante bien al modelo de grupo-marca tanto por su música como por su imagen. Llamativas ambas y un tanto superficiales, resultan distintivos ineludibles e invariables, para bien o para mal, del producto que venden. Y por ese mismo axioma es por el que te sabe igual una hamburguesa del McDonald’s en Berlín y en Hong Kong (aunque digan que no). La foto de The Vaccines, con Justin Young a la cabecera, resulta también siempre igual: la misma pose, los mismos tejanos de pies a cabeza, y un efectismo de luces y gestos que parece haber sido estudiado frente al espejo del éxito de bandas como The Strokes, Franz Ferdinand o Interpol.

El fin de fiesta, en lo que al Fòrum se refiere (seguían los conciertos en Apolo, a partir de medianoche), lo protagonizaron los guipuzcoanos Delorean con su espectacular directo/sesión de electro-poprock. Con un público dispuesto ya a casi todo, y un sonido de los que o te hace bailar o te manda a casa a disfrutar del dulce aroma del silencio, los vascos dieron una buena lección de contundencia y elegancia, y demostraron por qué son uno de los conjuntos más exportables y originales de nuestro panorama nacional, sino el que más. No descuidan ni un solo gramo en las proporciones de los ingredientes con los que fabrican su música en directo: desde la parte más post-punkera y cruda del bajista (en primera línea), personificada en Ekhi Lopetegui, hasta la magia y el colorido electrónico que aporta Unai Lazcano desde el teclado y la caja de ritmos.

Delorean (83)RetPSorprende del cuarteto de Zarautz la clase con la que llevan al directo un sonido tan camaleónico como atractivo. Y no solo por la mezcla de sobriedad y extroversión, perfectamente cuantificadas sobre el escenario: sino también porque las texturas y atmósferas creadas tienen algo de nobleza y de picaresca a partes iguales. Cerraron el prólogo del Primavera Sound poniendo al público del escenario Ray-ban patas arriba, en un primer contacto con la decimotercera edición del festival, que, pese a efemérides de mal augurio, promete un sinfín de momentazos de buena música en vivo. Mañana más.

(Continúa en la primera jornada, día jueves 23 de mayo)

Fotos de Pablo Luna Chao.

Etiquetas

Un comentario

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar