conciertosespeciales

Festival BAM 2013 (Barcelona, 20/23-09-2013)

BAM13_def

La ciudad de Barcelona se despide cada año del verano celebrando su fiesta mayor, alrededor del día 23, con motivo del día de la Mercé, patrona de la ciudad. Como ya es tradición, dentro del variado programa de actividades culturales, desarrollado por toda la capital catalana, ha destacado una vez más el ambicioso cartel del apartado musical, confeccionado por el BAM (Barcelona Acció Musical), que ha logrado congregar en todos sus emplazamientos a un numeroso público. La plaça dels Àngels y la de Joan Coromines (delante y detrás del MACBA), en el Raval, la Reial, el Parc del Fòrum y la Antiga Fàbrica Damm, albergaron durante el fin de semana, y todavía hoy, el grueso de los conciertos de un festival gratuito que no por ello escatima en calidad. Esta es la crónica de la selección de conciertos a los que hemos asistido.

VIERNES 20: The Suicide Of Western Culture y Aucan.

The Suicide Of Western Culture (7)RetpAbrimos esta nueva edición del BAM con la doble sesión de electrónica que cerraba la primera jornada de festival en los emplazamientos del Raval. Los catalanes The Suicide Of Western Culture, en Coromines, y los italianos Aucan, en la dels Àngels, rememorando los tiempos en los que ahí se hacía el Sónar. Los primeros, que en mi opinión padecieron enormes problemas de sonido, trataron de desplegar su modalidad de electrónica noise sin excesivo éxito; y no solo porque su música esté hecha para ser escuchada más que bailada, cosa que no lograron, sino también porque el efecto aislante, lisérgico y ligeramente catártico que consiguen provocar a veces no se produjo en casi nadie más allá de las breves primeras filas. La mayoría de los asistentes no prestaron la atención que precisa The Suicide Of Western Culture para ser apreciado, aunque, en cualquier caso, el sonido tampoco lo habría permitido.

The Suicide Of Western Culture (83)RetpCreo que fue Kirstie Alley en Mira quién habla quien describió el parto como tratar de hacer pasar un melón por un agujero del tamaño de un limón. En mi opinión, eso mismo le ocurrió, sin éxito, al sonido de TSOWC, quedándose en el camino el grueso de sus matices, profundidades y panorámicas. Dio la sensación completamente opuesta, sin embargo, con los italianos Aucan, en el escenario de más envergadura colocado en la plaça del Àngles. Siempre desde una poderosísima percusión, el trío de Brescia mezcló inteligentemente aspectos del math rock con otros, también evidentes, de electrónica de pista. Por momentos daba la impresión, salvando las distancias, de que una hipotética colaboración entre Battles y Justice podría sonar parecido. Imposibles de ignorar, los Aucan ofrecieron muchos minutos de una música atractiva y aguerrida, por la que ya mereció la pena el paseo nocturno por el centro.

SÁBADO 21: Disco Las Palmeras!, Triángulo de Amor Bizarro y Unicornibot.

Disco Las Palmeras! (106)RetSiempre centrando nuestra atención en lo que podían ofrecernos los emblemáticos emplazamientos alrededor del MACBA, nos acercamos el sábado al Raval con el cuerpo bien preparado para la tralla gallega. La mejor representación consular posible del rock ruidoso, en todas sus vertientes, que se practica en Galicia, venía a una tierra que para ellos siempre es fértil, y no defraudaron entre amigos. Los primeros en salir a escena fueron los Disco Las Palmeras!, que aun siguen presentando su segundo trabajo, UItra (Matapadre, 2013). El trío de Sarria sorprendió a propios y extraños hace un par de años con un excelente álbum de debut, Nihil Obstat (Matapadre, 2011), y desde entonces no han hecho otra cosa que trabajarse un buen sonido para el directo. En un escenario, el de Coromines, que parecía hecho para el noise, Disco Las Palmeras! mostraron de qué material es su metralla.

Disco Las Palmeras! (10)RetpSe trata de una medida colaboración entre la artillería pesada de Diego Castro, con su guitarra con cuerda de bajo, y la fina lluvia de acero del siempre ondulante Julián L. Goicoa. Bajo una apabullante dirección rítmica, cada vez mejor fijada, ambos se embarcan en una guerra sucia y autoexigente a sabiendas de que su destino es perecer en la batalla. Poco importa que salgan o no victoriosos de cada bolo, el caso es que da la sensación de que aun cuentan con la derrota mientras actúan, y no debería ser así; como si cierta obcecación pesimista sobrevolara siempre en sus conciertos. Al margen del buen concierto que dieron el sábado, la conclusión que saco es que realmente prefieren comportarse como soldados antes que como oficiales; se les podría exigir algo más en esa línea: cierta sofisticación, una mayor apariencia de control y de que son ellos quienes han de tomar las decisiones, pero seguramente perderían autenticidad, que es algo que les honra.

Triángulo de Amor Bizarro (147)RetPPuede que ese sea el paso que dieron en su día los Triángulo de Amor Bizarro, que tocaban a continuación en el escenario grande de la plaza del MACBA. Su éxito y su audiencia, aparte de por el tiempo, se deben probablemente a una diferencia de actitud, más dominadora que obcecada, incluso en la misma pelea sangrienta y cruel en la que luchan los de Sarria, que además queda plasmada en determinadas suavidades o concesiones al optimismo que imperan en su música pese a su formato shoegaze o noise. La que probablemente es punta de lanza de esta nueva generación de bandas nacionales lo es porque ha sabido acotar muy bien cuáles son sus fronteras por todos los lados del territorio musical que abonan a diario, y, además, porque se permiten ciertas galas y sofisticación cuando se trata de potenciar sus propias virtudes: ya sea en la distorsión de un guitarreo que en la utilización de la voz de Isa en los estribillos más melódicos y melosos.

Unicornibot (45)RetPEn noviembre cruzarán el Atlántico para sumar Chile a sus conquistas en América Latina, y también para telonear a My Bloody Valentine en el Palacio de los Deportes de la Ciudad de Méjico. Desde luego, con conciertos como el del sábado en Barcelona, no cabe duda de que los Triángulo de Amor Bizarro son uno de los alumnos más aventajados que tienen por estos lares. Aunque se percataron de la abundante presencia de representantes de la colonia gallega en la ciudad, tuvieron poca piedad y dejaron al público rendido para que los pontevedreses Unicornibot dieran la estocada y completasen la conquista. Corrieron ríos de pringoso licorcafé por la arena de Coromines, y el desenfrenado pero preciso galimatías de guitarras y batería resonó durante algo más de una hora sin que nadie pudiera pararlos. El escandaloso frenesí de su fórmula matemática eleva el concepto que practican de rock a una categoría de contundencia y velocidad que a veces cuesta creer.

DOMINGO 22: Oso Leone, Pau Vallvé, Animic y Stadstill.

Oso Leone (69)RetPUno de los mayores atractivos del BAM de este año, aparte de la ruidosa y divertida noche gallega, era sin duda la presencia de la banda balear Oso Leone, que abrían a las 20:30 la programación de conciertos para el domingo en el Raval. El quinteto mallorquín ha dado este año un importante salto de calidad firmando sin duda uno de los discos del año a nivel nacional: Mokragora (Foehn, 2013), su segundo trabajo; y no pierden ocasión de demostrarlo en directo. Empieza a resultar realmente difícil ignorarlos: su magia, calidez y exultante belleza no pueden pasar ya desapercibidas, y la gente se pregunta cómo pueden ser españoles. Una rara avis, que solo podía desarrollarse plenamente bajo el mecenazgo de Foehn Records, y que cada vez planea con mayor seguridad, elegancia y majestuosidad. Misteriosos, fuertemente seductores y poderosamente originales, los Oso Leone representan a todos esos sabores, olores y colores del Mediterráneo que se cuelan por las rendijas de su propio silencio.

Oso Leone (63)RetPPero además de su destacada originalidad compositiva y de sus texturas hondas y mágicas, lo cierto es que la gran virtud de los baleares es que no hacen dos conciertos iguales: si en Apolo en el mes de mayo erigieron un monumento musical a la delicadeza, al silencio, a la pausa, sin renunciar a desarrollos cargados de una fuerte intensidad emocional, antesdeayer en el BAM optaron por darle más caña. Doblaron la percusión, ganando menos en contundencia que en ese efecto envolvente que tan bien dominan, y haciendo más visibles y relucientes aun las mejores joyas de su entramado musical. No por ello, sin embargo, dejó la impagable voz de Xavi Marín de cortar el silencio como solo él sabe hacerlo. Menos botánicos que otras veces, pero quizá más ambiciosos, los Oso Leone agregaron una más a la ya larga lista de triunfos en público. Sin duda, una de las bandas más en forma del panorama nacional; y no han hecho más que empezar.

Pau Vallvé (44)RetEl resto de la velada no desentonó con el fantástico concierto de los mallorquines. Pau Vallvé, el prolífico y precoz compositor y productor barcelonés, actuó en la plaça del Àngels a continuación, ante un numeroso público que disfrutó con sus canciones. Acompañado de una muy buena, y con un dominio del escenario francamente sorprendente, el joven músico desplegó un amplio abanico de recursos de un poprock bastante amable y depurado. Su fórmula conectó bien con lo que la noche requería: alejado de estridencias y complicaciones, resultó un perfecto conductor de la energía y las emociones que el quinteto mallorquín habían destapado con su directo. Vallvé, sin tener su nombre la resonancia de otros con los que compartía cartel, demostró que el panorama catalán no tiene fin si se presta la atención adecuada.

Animic (181)RetPEl turno después fue para la también formación local Animic: provenientes de Montserrat, y liderados por una inglesa afincada aquí desde hace años, empezaron mostrando su cara más novedosa, con temas de alta tensión vertebrados por una percusión gutural y profunda, interpretada por la propia Louise Sansom, una guitarra rasgada, un bajo trotón y un teclado de voltaje elevado. Su puesta en escena se vio algo mermada por una serie de inseguridades que, pese a todo, no causaron estragos. En general hicieron un sonido sólido y directo, utilizando con cierta clase algunos recursos de la poptrónica homenaje al oscurantismo de los ’80 y destacando, por momentos, por una percusión magnética y con cierto aire a aquellas narraciones arcanas y rígidas que explicaban las primeras religiones. Acabaron, en una apoteosis final bastante fibrosa, con Raül Fernández, de Refree, subido al escenario y contribuyendo a la tormenta.

Standstill (284)REtPEl broche final lo pusieron los Standstill en el escenario grande con la presentación, en formato reducido, de Cénit, la puesta en escena de su último trabajo, Dentro de la Luz (Buena Suerte, 2013). Montefusco y compañía ya lo presentaron durante la temporada de festivales (Cruïlla, BBK, LowCost…), y aunque en la noche del domingo solo pudimos disfrutar del semiCénit, el mismo aire catedralicio y litúrgico se instaló en el escenario que ocupaban los barceloneses. Los juegos de luces, la vidriera fingida de fondo y el inesquivable carisma de su líder habrían bastado por sí solos para generar el buen ambiente que reinó durante su concierto, con momentos de emoción y nostalgia con temas viejos; pero lo cierto es que los Standstill son una banda compacta y completa y ocurre un poco como con Wilco (salvando las distancias): que al final, mires a quien mires, todos te parecen por momentos el alma del grupo.

Acabado el BAM, pasadas la Diada y la Mercé, arrancadas la Liga y la Champions y acechando como lo hace el frío, se puede dar definitivamente el verano de 2013 por concluido.

Fotos de Pablo Luna Chao.

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar