viernes , 22 de septiembre de 2017
Home > discos > Farrah – Cut out and keep

Farrah – Cut out and keep

Desde que empezamos con AltaFidelidad.org, hace ya casi tres años, siempre he querido hablar de Farrah. En realidad ya hablamos de ellos cuando vinieron a España en 2004 en una pequeña gira acompañados de Bombones (aunque no fui yo, puesto que mientras tocaban Farrah estaba entrevistando a los sevillanos). También tuvimos la suerte de poder contar con ellos para celebrar nuestro segundo aniversario en mayo del año pasado. Pero lo cierto es que en ninguna de estas ocasiones presentaban material nuevo: su anterior trabajo, Me too (Rock Indiana, 2003), era previo a la creación de esta web.

El caso es que, por fin, tenemos nuevo disco –¡y vaya disco!– de los británicos. Quizá este Cut out and keep (RockIndiana, 2007) no sea el mejor disco del año, ni vaya a salvar la música por su originalidad, pero entre las once canciones que tiene su edición española encontramos auténticas maravillas. Farrah ya no son un combo cualquiera de power pop o pop punk con influencias de la new wave. Si antes se acercaban al estilo de Weezer –por poner un ejemplo–, ahora, sin alejarse de esa misma línea (Do you ever ever think of me), abren un poco su abanico sonoro para sorprendernos con arreglos de metal (No reason why), barrocos y psicodélicos juegos vocales (Akward situation) o perfectos temas bubblegum (si School reunion hablara del amor adolescente y estuviera cantada por una joven y aún inocente Britney Spears podría vender millones de singles).

Cuando escuché por primera vez su debut, Moustache with extra wax (RockIndiana, 2001) no le presté mucha atención, pero tras ver al grupo en directo me quedó la energía de canciones como Terry, y también, por contraste, una pequeña y emotiva canción como Only happy when she’s sad, o como su propia remezcla de First and last, incluida en el recopilatorio Autumn Almanac 2004 (RockIndiana, 2004). En esta misma línea nos encontramos con Removal man (conmovedora por su economía en los arreglos –voces y piano– y las perfectas melodías entre todas las voces) y con As soon as I get over you (nunca resultó tan conmovedor –por lo patético– contar cajas de pizza acumuladas en la basura para darse cuenta del tiempo que ha pasado desde que te han dejado). Sólo por estos dos temas y los citados No reason why y Akward situation el disco se merece mucho más de los cinco euros que cuesta.

Siguiendo con esa apertura a nuevos sonidos, en Cut out and keep encontramos sorpresas como la guitarra española de No only way, pero también estribillos facilones como el de Dumb dumb ditty o canciones en general más evidentes y resultonas, como su primer single Fear of flying. El caso es que estas piezas menores no desmejoran el conjunto que, aunque no es redondo, sí que es notable. Por cierto, si alguien se lo pregunta “facilón”, “resultón” y sus variantes son términos recogidos por la RAE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *