altadefinición

Eurythmics – There must be an angel (playing with my heart) (1985)

Stevie Wonder era el invitado especial y el que ponía el sonido inconfundible de armónica en una de las canciones más celebradas de los Eurythmics, en aquel fantástico quinto álbum -seguramente el mejor de su carrera- llamado Be yourself tonight (1985), que incluía otras joyas como Sisters Are Doin’ It for Themselves con Aretha Franklin, Adrian o Better to Have Lost in Love (Than Never to Have Loved at All).

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close