especialeslistasrecomendaciones

[Especial] 50 años sin Louis Armstrong

A pesar de su fama, siguió siendo un hombre humilde y vivió una vida sencilla en un barrio de clase trabajadora.  Hace hoy 50 años no dejaba la leyenda del jazz Louis Armstrong.

«Louis Armstrong es jazz» dijo una vez Wynton Marsalis. «Él representa de qué se trata la música». Armstrong fue un músico de jazz innovador que no solo impulsó el crecimiento del jazz como género, sino que también puso la música en el centro de atención de la cultura pop.

Louis Armstrong nació en Nueva Orleans el 4 de agosto de 1901. Fue criado por su madre Mayann en un vecindario tan peligroso que se llamaba «El campo de batalla». «Pasé todos mis días de juventud rodeado de putas, proxenetas y apostadores y algunas de las personas más malas que jamás hayan nacido». El historiador del arte Marc Miller dice que Armstrong era «un niño trabajador que ayudó a mantener a su madre y a su hermana trabajando en todos los tipos de trabajo que había, incluso salir en las esquinas por la noche cantar por monedas «. Se compró una corneta cuando solo tenía 7 años, pero no tuvo una lección formal de música hasta los 11, cuando fue sentenciado a la Casa Jones para los Desamparados de Color por disparar una pistola durante la celebración de la víspera de Año Nuevo. Sin embargo, fue allí donde aprendió a tocar correctamente la corneta y se convirtio en miembro de su orquesta.

Armstrong fue después asesorado por Joe “King” Oliver, uno de los músicos que estaba desarrollando un nuevo género de música que se conocería como jazz. Fue Oliver quien trajo al joven músico a Chicago, pero Armstrong se fue de allí a Nueva York. Cuando regresó a Chicago en 1926, comenzó a grabar discos con su propio nombre por primera vez.

Los discos de Louis Armstrong and His Five, y más tarde Hot Seven, son los más influyentes en el jazz. Los solos improvisados ​​de Armstrong transformaron el jazz de una música basada en conjuntos en el arte de un solista, mientras que su voz expresiva incorporó explosiones innovadoras de canto scat y una sensación de swing subyacente.

La década de 1930 ncontró a Armstrong logrando una gran popularidad en la radio, en el cine y con sus grabaciones. Armstrong contrató a Joe Glaser como su manager y comenzó a liderar una gran banda, grabar canciones pop para Decca y aparecer regularmente en películas. Comenzó a recorrer el país en la década de 1940. En 1947, la menguante popularidad de las grandes bandas obligó a Armstrong a comenzar a liderar un pequeño grupo, Louis Armstrong and His All Stars. El personal cambió a lo largo de los años, pero este siguió siendo el principal vehículo de rendimiento de Armstrong durante el resto de su carrera. Armstrong había sido trompetista durante la mayor parte de su carrera, pero en la década de 1950 comenzó a hacerse famoso por su canto.

En Estados Unidos, Armstrong había sido un gran pionero de los derechos civiles para su raza, derribando numerosas barreras cuando era joven. El músico siguió recorriendo el mundo y grabando discos con canciones de éxito que se colaron en las listas de pop como Blueberry Hill (1949), Mack the Knife (1955) y Hello, Dolly! (1964) , este último derribando a los Beatles de la cima de las listas de éxitos en el apogeo de la Beatlemanía, y convirtiendo al musico en el de mayor edad en llegar al numero 1 en EEUU. Sin embargo, What a Wonderful World fue un single completamente ignorado en su país-a uno de los jefes de la discográfica no le gustó y no quiso promocionarlo -y sin embargo alcanzó el número uno en Reino Unido y también se convirtió en su mayor éxito en España (#14, 1968).

Los muchos años de giras constantes finalmente desgastaron a Armstrong, quien tuvo su primer ataque cardíaco en 1959 y regresó a cuidados intensivos en el Hospital Beth Israel por problemas cardíacos y renales en 1968. Volvió a actuar en 1970, desoyendo las recomendaciones de los médicos, pero fue demasiado pronto y falleció mientras dormía el 6 de julio de 1971, unos meses después de su compromiso final en el Waldorf-Astoria de la ciudad de Nueva York. No pudo despedirse (involuntariamente) de una forma tan extraordinaria como con We Have All the Time in the World, la favorita de John Barry de las muchas canciones que hizo para la saga James Bond.

Entre los muchos músicos de jazz inventivos y legendarios, Armstrong se destaca como uno de los más influyentes, no solo por su talento excepcional e inspirador, sino también por sus «innovaciones formales». Sus duetos con otros grandes del jazz como Ella Fitzgerald son particularmente memorables.  «Puso el punto realmente divertido cantando «, dijo Alberta Hunter, quien ya era una veterana del mundo del espectáculo en ese momento «porque realmente nos mostró a todos cómo interpretar una canción e ir con él, ya sabes, improvisar en él. Y no te olvides de cantar scat, que Louis inventó». Efectivamente, al igual que su maestría en la trompeta, las innovaciones vocales de Armstrong sirvieron también como cimiento para el arte de la interpretación vocal del jazz.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar