conciertos

Elastic Band (Zaragoza, 06-02-09)

elasticbandpromoNo cabe duda de la suerte que supone adentrarse en la selección de grupos de determinados medios, en este caso Mondosonoro, para que después de unos años de trabajo des el salto (a veces pequeño, a veces enorme) de grupo maquetero a fichar por Rock On, con su Boggie Each Days bajo el brazo. Elastic Band no sólo han conseguido ese avance, sino que su propuesta descarada, colorista y vigorizante les has ha servido para ser una de las revelaciones del año pasado. Ahora se disponen a girar por la península con su correspondiente parada en la Casa del Loco de Zaragoza, de la mano de uno de sus mayores precursores: las fiestas demoscópicas de Mondosonoro.

La noche la comenzaron Domador y Sheriff. Los oscenses, con ese rock que discurre entre balada y pegada, con el timbre de voz más pegado a Bunbury que a cualquier cantante extranjero, y Sheriff, surgido de Bronski y Stereant, que nos ofreció el power-pop maño de más calibre que podemos encontrar actualmente, entonando al personal lo suficiente para poder contemplar el espectáculo elástico traído desde Granada.

El trío andaluz salió con un desparpajo que sorprendió a propios y extraños, y es que puede que fuera en el 2006 cuando la publicación antes mencionada les nombrara grupo maquetero andaluz del momento, pero la energía que imprimían Daniel Díaz (bajo) y el batería resultaba chocante igualmente, todavía en mayor medida si tenemos en cuenta las particulares guitarras que tocaba Pablo Román, más parecidas a las del Toys’n’rus que a una de Jimi Hendrix, pese a que el dominio de Pablo fuera casi comparable al gran Jimi (pese al reducido tamaño).

My right time, Something special o la epiléptica Sunny day (conclusion) nos mostraron el carácter enérgico de Pablo delante del micro, detrás y en medio. Se bajó del escenario y estuvo tocando esa mini-guitarra pegado al público durante buena parte del concierto. Subía, bajaba y rasgaba tanto su guitarra como su garganta, recordando quizá más a Ray Davies (The Kinks) que a Beck en cuanto a la voz, pese a que es imposible olvidarse del Angelino con esos sonidos tan alucinados y funkys. Pese a que la repetición de esa psicodelia alucinada vía pedalera empezaba a ser un tanto sospechosa, dejaron para esa parte final sus mejores y más logrados éxitos, o sea, Smokin’ & trippin’ o la desmadrada A little bit of lovin’, la cual consigue pasar de la urgencia inicial (no puedo dejar de recordar la sintonía del programa de Felix Rodríguez de la Fuente El Hombre y la Tierra) a un estado mucho más placentero.

Así pues Elastic Band nos trajo aquellos añorados años setenta bendecidos desde Granada con una energía desbordante y sorprendente, desparpajo éste que quizá no prodiga mucho por nuestros lares últimamente.

Etiquetas

3 comentarios

  1. en los conciertos de radio 3 suenan todos los grupos muy mal al margen de la pésima realización.
    Aupa elastic es un grupazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mira también

Cerrar
Cerrar