entrevistasespeciales

El test de las 5: La Trinidad

Hoy nos visitan Sixto, Carlos y Jorge, o, en otras palabras La Trinidad. El trío, que eligió el nombre de uno de los barrios más populares e históricos de su ciudad, Málaga, nos presenta su ópera prima Los edificios que se derrumban, publicado hace unas semanas vía Sonido Muchacho.Un disco grabado por Paco Loco en su estudio de El Puerto de Santa María, pero producido y mezclado por el mítico John Agnello (Kurt Vile, Dinosaur Jr. o Sonic Youth, entre otros).

Lugar y fecha de nacimiento:

Castle Rock, Málaga, Andalucía, Expaña. Sobre la fecha de nacimiento, pues… esto es como cuando tienes un rollete y acaba siendo tu pareja y la fecha de inicio no está muy clara. Así que diremos que en algún momento entre 2017 y 2018.

Dirección actual de ensayo, corte y confección:

Castle Rock, Málaga, Andalucía, Expaña.

¿Qué líquido -o sólido elemento suele serviros de gran ayuda en el proceso de escritura y/o composición?

Las canciones de este disco las he escrito y compuesto [Sixto] normalmente cuando no había nadie en casa o de madrugada. Posiblemente en pijama y con un descafeinado o con un té con leche por delante. Suena poco o nada a rock, pero es lo que hay. Luego a la hora de montar los temas los tres en el local de ensayo Jorge suele beber Fanta de naranja, Carlos una clara (nadie entiende muy bien por qué) y yo CocaCola. Posiblemente la respuesta a esta pregunta sea la más aburrida que hayáis recibido jamás.

¿Soléis coincidir a la hora de considerar cerrada o acabada una canción?

Sí, entre que la base la llevo de casa medio lista, con un esbozo de letra y melodía, no nos comemos en exceso la cabeza a la hora de construir las estructuras… Una vez está claro lo que quiero contar en la letra me hago una idea de la extensión que puede tener el tema. Pero en el local de ensayo, al menos para este disco, la mayoría de canciones han sido concebidas con estructuras pop bastante sólidas. La letra suele ser lo último en pulirse, pero la construcción de la canción en sí no merece demasiadas discusiones entre los tres, intentamos ir al grano. Evidentemente todos acabamos aportando muchas ideas y llega un momento en que la canción crece hasta que sentimos que está lista, pero, como digo, no tardamos demasiado en alcanzar ese punto, es un proceso muy natural.

 De todas vuestras influencias, ¿cuál podría ser la que más nos podría sorprender a primera vista?

Nunca sabemos muy bien qué responder a este tipo de preguntas, así que vamos a citar unas cuantas canciones, a priori, de mierda que hemos escuchado tantas veces que empezamos a dudar que todavía lo sigamos haciendo forma irónica:

1) L’Amour Toujours – Gigi D’Agostino

2) Scatman’s World – Scatman John

3) Animals – Martin Garrix

4) Ian Oliver Feat. Shantel – Bucovina

5) Mambo no. 5 – Lou Vega

6) Antes Muerta que Sencilla – María Isabel

Vuestro disco mantiene la energía del punk pero acentúa mucho las melodías de power pop ¿ese equilibrio en vuestro debut fue intencionado o surgió de forma natural?

Fue algo totalmente premeditado, de hecho hay entrevistas de antes siquiera empezar a componerlo en el que ya decimos eso mismo. Al mismo tiempo se surgió por una inercia bastante natural cuando tocó ponernos manos a la obra, había una pulsión fuerte por volcar muchísimas influencias que los tres llevábamos tiempo estudiando. Lograr un resultado más melódico y pop de las canciones fue algo pretendidamente buscado y -creemos- encontrado (¡y con éxito!).

¿Qué grupo/s/disco/s coincide que tengáis todos siempre en el ‘walkman’?

La discografía completa de los Beatles, London Calling (bueno, en realidad la discografía completa de The Clash también), Mondo Cretino de Airbag, las Peel Sessions de The Smiths recopiladas en el Hatful Of Hollow, Parálisis Permanente, el disco azul de Weezer, Ziggy Stardust de Bowie, el debut de los Klaxons, Carolina Durante, Camellos, los tres primeros de Ilegales… y bastantes puretadas con solos de guitarra eternos e insufribles.

¿Cuál fue vuestro primer recuerdo musical- en forma de disco, actuación, regalo, situación familiar…-que hiciera que os dedicarais a la música?

Sixto: robarle a mi padre el recopilatorio rojo de los Beatles del 62 al 66. Después vinieron el Guitar Hero, School Of Rock, horas de YouTube buscando vídeos de Slash y derivados, etc.

Jorge: comprarme el álbum homónimo de System of a Down. E ir con mi madre a mi primer concierto: Estopa en el Tívoli.

Carlos: desde pequeño he ido heredando (que no robando) la colección de discos de mi padre. Aparte de mi eterno amor por la ELO y los B-52’s, el momento más importante en mi infancia se produce cuando mi padre se compra una batería. Gracias a ese momento de desconsideración para con los vecinos soy autodidacta.

Habéis trabajado con dos leyendas de la producción dentro y fuera de nuestro país, ¿cómo ha sido trabajar con Paco Loco y John Agnello?

Todo lo que digamos se quedará corto. Fue un auténtico gustazo compartir unos días con gente con un amor por la música tan grande como el nuestro. Y encima trabajando sobre nuestras propias canciones con la amplísima trayectoria de ambos y dejando su huella en el proceso. Desde luego que podemos decir que ‘Los Edificios…’ ha tenido unos padrinos que no hubiéramos soñado jamás. Fue un trabajo muy duro pero salió solo, en dos sesiones entre diciembre del año pasado y enero de este. Un total de 10 días en jornadas maratonianas de 12 horas dedicados a lo que más nos gusta. No nos podemos quejar. Un saludo a nuestro jefe por soltar la guita.

El período en el que estábamos todos de confinamiento ¿Ha servido como inspiración para crear o más bien como bloqueo? ¿Cómo creéis que afectará a la vida en general y, en particular, a todo lo relativo a la música?

Pues te diría que ni una cosa ni la otra. A nosotros nos ha servido para darle espacio al disco. Su lanzamiento estaba previsto para mayo; piensa que lo empezamos a componer entre marzo y abril de 2019, dimos muchos conciertos durante la fase de composición, llegamos al estudio en diciembre con los temas casi justos, inmediatamente después trabajamos las mezclas, la masterización; más tarde vendrían la portada, vídeos, fotos, más y más conciertos… Íbamos a llegar hartos del disco al lanzamiento. Todo esto nos dio un respiro para poder tomar distancia de todo ese trabajo y repensar mejor ciertas cosas. Y claro, está afectando de forma directa: si la industria de la música en España ya era de por sí extremadamente precaria, ahora ni te cuento. Luego, las autoridades que deberían velar por la cultura están haciendo más por estrangularla y vincularla al ocio que otra cosa, como encontrar soluciones materiales a los problemas que enfrentamos desde el sector. No nos olvidemos tampoco de que en esta lucha no sólo estamos los músicos: también los técnicos, montadores, eléctricos, producción, programadores, salas, etcétera.

¿A qué músico/banda de otra década os hubiera flipado ver en directo?

Ramones, 31 de diciembre de 1977, Rainbow Theatre, Londres. Deep Purple, 15 de agosto de 1972, Festival Hall de Osaka para grabar el Made In Japan. The Who, 11 de diciembre de 1968, The Rolling Stones Rock and Roll circus, Wembley.

¿Dónde os sentís más cómodos tocando, teatros, locales cerrados, cumpleaños, convenciones…?

Uy, lo del cumpleaños podría estar genial, aunque nuestro verdadero sueño es tocar en una boda (aceptamos ofertas). Pero de momento nuestra experiencia nos dice sin duda que las salas —y cuando más pegajoso el suelo, mejor—. Bueno, y las plazas de toros, que tocamos en la de Málaga este verano. Experiencia 100% recomendable. No había suelo pegajoso pero el albero estaba para pisarlo aquel día…

Ese grupo o solista nacional de cualquier década que merece/mereció más repercusión de la que tuvo:

Si el mundo fuera justo Airbag deberían estar vendiendo millones de discos.

¿Hay alguien con quién -desde el punto de vista musical- os hayan comparado que jamás hubieseis imaginado?

El otro día nos compararon con Los Zombies (los españoles, no los británicos) y, bueno, fue bastante inesperado. Ojalá componer algún día un hit la mitad de bueno que ‘Groenlandia’ o una tema como ‘Contacto en Zurich’. Nos lo tomamos como un gran piropo.

En vuestro álbum de debut se lanza un mensaje crítico poco habitual en las bandas jóvenes, al menos nacionales, ¿creéis que los músicos tienen la responsabilidad de aportar un mensaje político o social en sus letras?

No creemos que tengamos ningún tipo de presión respecto a ese tema ni que sintamos algún tipo responsabilidad. El mensaje crítico está ahí, es un acto concienzudo, vale, pero se atiende desde la óptica del realismo entremezclado con lo sentimental y lo personal. Las canciones hablan de lo vemos en la calle, de los que sentimos y vivimos y de cómo nos vemos representados también en los demás. Camellos, por ejemplo, lo hacen muy bien. La verdad es que sentimos que faltan voces, si no díscolas, con algo de discurso articulado, que vayan más allá de hablar de ‘likes’ en Instagram, algo más consciente y no tan de época. Da la impresión de que mucha música se va a quedar demodé en dos días y dentro de no tanto se acabará viendo todo esto tan jodidamente hortera como cuando ahora vemos los cardados de laca de nuestros familiares en fotos de hace años. Y como hemos repetido hasta la saciedad, el discurso no ha de ser explícitamente político ni nada de eso: en una buena canción de amor puede haber más intención y fuerza que en cualquier amago de panfleto. No se nos puede olvidar que hacemos música, no nuggets de pollo del McDonald’s, y que esto tiene que alimentar, no saciar la gula.

Un momento especial que os haya dado la música, que no sea un concierto propio:

Sentir que no estás solo en esto gracias a encontrarte a gente que es tan currela como tú, hacer amigos en un montón de sitios, descubrir lugares nuevos… A veces te paras a pensarlo y no te das cuenta, pero viendo la parte optimista del asunto, montas un grupo con tus colegas y buena parte de tu tiempo la dedicas a componer canciones con ellos, sacar discos, vídeos, irte de fiesta, tocar con grupos que te molan… No sé, para nosotros de momento todo merece la pena sólo por la cantidad de aventuras que recopilamos, no todas buenas, por supuesto.

 Profesionalmente… ¿qué consejo deberíais haber escuchado, pero no lo hicisteis?

“No os hagáis ilusiones con Luis, que igual no os responde”. Al final sí que respondió, pero nos lo hizo pasar muy mal durante meses y no sabíamos si estábamos o no en Sonido Muchacho.

Esa formación o solista en activo de la /del que pienses “así de dignamente nos gustaría envejecer…” Airbag, evidentemente. Y también Nueva Vulcano.

Si definitivamente pudierais volver a viajar con tranquilidad ahora, ¿qué lugar elegiríais?

Con poder tocar en 4 o 5 de los 17 o 18 lugares donde teníamos fechas cerradas para este año nos daríamos con un canto en los dientes. Y por supuesto cruzar el charco, eso sí que es un sueño.

Decid algo bonito de vuestro sello discográfico:

El otro día estuvimos en la oficina por primera vez y arrasamos: nos llevamos merch de pila de grupos, singles en 7”, un puñao de LPs, pegatinas… Jeje. Y, ya en serio: que tenemos unas condiciones prácticamente privilegiadas estando en una indie y que estamos muy agradecidos por todo el curro, las pelas y el apoyo que hay detrás de nuestro disco para hacer un lanzamiento a la altura con las dificultades que implican estos tiempos tan raros.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar