conciertos

Delco (Córdoba, 14-04-07)

La Comuna 76, fue el escenario pintoresco donde Delco, entre paredes que homenajeaban a Roy Linchestein y discos de vinilo y maniquíes como elementos decorativos propios del arte más kitsch, quisieron dar lo mejor de sí mismos. Los pocos que el pasado sábado asistimos a su concierto en Córdoba no sentimos menos que impulsos eléctricos activar nuestros cerebros, hasta trasformar una simple emoción en algo más trascendental. La noche se hizo esperar, pero esta vez no fue por los músicos. Una hora hizo falta para que el difícil público cordobés hiciera acto de presencia, aunque en una minúscula representación.

Sin embargo, aquéllos que bien por disfrutar de buena música en directo, bien porque los conocían o bien por el simple hecho de tomarse unas copas, quedaron mágicamente encantados por una voz casi onírica que despertó, al menos, sinceros propósitos de interés sobre estos tres chicos que, con sencillas pero armoniosas melodías, nos impresionaron. Sin, aparentemente, desmedidas pretensiones y quizá algo nerviosos, los miembros de Delco cogieron sus instrumentos y no en menos de treinta segundos Manu, la voz y la guitarra del grupo en perfecta sincronización con el teclista, entonó Stopped clocks la primera pista de su álbum debut Beautiness (2Fer Records, 2006). Así se encendió una pequeña chispa, esa pequeña conexión imperceptible pero necesaria que empuja a los más escépticos a dar dos pasos al frente y despegarse de la barra del bar.

Seguida vino A good place que casi sin respiro y por seguir el orden del disco, nos dejó a algunos las pistas necesarias para intuir que la próxima sería una de las mejores canciones del álbum, When you think i’m gone. El elegante violín y el ritmo extraídos de una casi perfecta composición, logró arrancar largos aunque solitarios aplausos. Out of tune continuó la línea marcada. Sus cambios de ritmo y una atmósfera concienzudamente trazada por un bajo y una batería precisos, hizo evidente lo que algunos en la sala ya sabíamos. Un talento vital y derrochador que no hizo a Delco amedrentarse ante la falta de seguidores fue la nota que imperó en canciones como Lucky, Yours maybe y Raindrops, ésta última únicamente disponible en la versión on-line del disco. Por otro lado, How old am I y Sara, ambas canciones del primer EP que editaron en 2005, supieron estar a la altura de las nuevas y maduras circunstancias.

Pero, sin lugar a dudas, la sorpresa final tras las peticiones de los allí presentes que no saciados demandábamos más y más, fue la salida en solitario del cantante que, con guitarra en mano y apartando en ocasiones el micrófono, demostró lo que su voz era capaz de provocar, evocando en los allí presentes las emociones más humanas que existen a través de esa belleza que sólo la música es capaz de representar.

Texto y fotos: Beatriz Lancho

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar