discos

[Reseña] David Byrne – American Utopia

American Utopia es el primer álbum de David Byrne en solitario en 14 años, una afirmación que queda muy bien como titular llamativo, pero que queda muy lejos de describir a su protagonista. Por el contrario, Byrne no ha podido estar más activo en los últimos años, con discos colaborativos más que interesantes con Brian Eno, St Vincent y Fatboy Slim, además de escribir los libros de gran éxito Bicycle Diaries y How Music Works.

Si hay algo que define a Byrne es que prefiere mirar hacia adelante. Aunque incluye canciones de Talking Heads en los repertorios de sus conciertos, es totalmente reacio a reunir a una banda que podría proporcionale unos jugosos beneficios. Esa mirada al futuro está presente en este nuevo disco, en cuyo ánimo, asegura en su introducción, se impone la idea de hacerse preguntas, por “…nuestro anhelo, frustración, aspiraciones, temores y esperanzas con respecto a lo que podría ser posible”. Además, American Utopia es parte de un proyecto multimedia más amplio titulado Razones para ser alegre, llamado así por la clásica canción de Ian Dury. El título del álbum, evidentemente, va más allá, ya que no oculta un malestar profundo de la América de Trump.

Sampha Sisay, flamante ganador del Mercury Music Prize, aparece en el primer sencillo Everybody’s Coming to My House, la canción más pegadiza del álbum, con su habitual coro marca de la casa y letras en las que contesta de forma sencilla a preguntas trascendentales: “Somos solo turistas en esta vida”, canta Byrne. “Solo turistas, pero el panorama es agradable”.

En American Utopia, Brian Eno vuelve a coproducir junto al escocés Rodaidh McDonald, quien ha trabajado con pioneros y pesos pesados contemporáneos como The xx, Adele, Daughter, The Horrors, Bobby Womack, Vampire Weekend o Gil Scott-Heron. La lista de invitados también presenta a Thomas Bartlett alias Doveman de The Gloaming en mellotron, Daniel Lopatin (Oneohtrix Point Never) en electrónica, y al baterista Joey Waronker (Atoms for Peace, Beck). Como es de esperar, invitados de este calibre crean un deslumbrante paisaje sonoro que aprecias en cualquier lugar donde pinchas la aguja.

Everyday is a miracle, otra de las canciones memorables, contiene alguna de sus letras más destructivas:  “El Papa no significa nada para un perro”. El tema canino vuelve a aparecer en Dog’s Mind, donde el una vez apodado Hombre del Rock del Renacimiento por TIME compara la civilización humana con los perros en un parque temático. Una de las mejores canciones del álbum, Bullet, ilustra un asesinato desde el punto de vista del proyectil. “La bala entró en él / Su piel se separó en dos / La piel que las mujeres habían tocado / La bala pasó”. Puede que American Utopia no sea el mejor álbum de David Byrne– al menos no mejor que los discos que ha hecho en dueto previamente- pero sí estamos ante una colección de canciones más que interesantes del ex-Talking Heads, que seguro que descollarán más en su espectacular puesta en escena.

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close