conciertos

[Crónica] Paul Weller (La Riviera, Madrid, 15/09/17)

The Modfather se hizo esperar. Con unos veinte minutos de retraso, Paul Weller y su banda aparecieron ante una impaciente y concurrida sala . Weller arrancó, sin preámbulos, con un trío de canciones del – hasta este año – su último trabajo de estudio,  Saturns Pattern (White Sky, Long Time y I’m where I should be) de hace tan sólo un par de año . Un inicio efectista, con ese impresionante dúo de baterías conformado por Ben Gordelier y Steve Pilgrim- como si te calzases unas buenas deportivas para salir a correr- y un Weller que ya se anunciaba en buena forma, escupiendo letras y pavoneándose alrededor del escenario.

Una de las ventajas de Weller es que su voz puede alternar todos los estilos sin perder su esencia. Así, del rock guitarrero más potente que emanaban las canciones de Saturn Pattern, llegaron los reconocibles primeros acordes de My ever changing mood de Style Council, que convirtió el auditorio de La Riviera en una auténtica fiesta, seguida de la más tranquila jazz/bossanova Had you ever had it blue,  otro clásico de su banda de los 80´s.

El setlist se ve que está bien planificado. El ritmo, así, fue intencionadamente descendiendo para que Weller se acercara al piano y pudiera tocar Long long road, una de las canciones más celebradas de su más reciente A Kind Revolution, seguida de la pista titular de Saturns Pattern, consiguiendo, una vez más, mejorar en vivo una canción del disco. Así, sentado al piano, Weller pidió disculpas por no saber español y preguntó qué canciones conocían de las que estaban tocando.

Pero no había tiempo para muchas conversaciones. El ritmo volvió a subir con Up in Suzes’ Room, del álbum Heavy Soul (1977) y se redobló con la trepidante Shout to the top!, otro de los éxitos aplaudidos de Weller con Style Council. Con una larga Into tomorrow – de su debut homónimo en solitario de 1992- llegó, probablemente, la interpretación más espectacular del concierto, en el que cada uno de sus miembros hizo un tour de force en solitario y donde Steve Cradock volvió a sobresalir con su solo de guitarra.

El propio Weller hizo mención a su disco de debut con resignación- “it happened a long long ago…”– en la presentación de otro de los singles de aquel álbum: Above the clouds. Otro de los momentos emotivos- y tal vez el más ovacionado- fue, de nuevo al piano, su revisión de You Do Something to Me (Stanley Road, 1995), con Steve Cradock dando lo mejor de la noche.

El bajista de la formación, Andy Crofts, dio paso a otro de los singles del nuevo álbum, Woo Sé Mama, para iniciar la fase más psicodélica con Friday Street (Heavy Soul, 1997) o Porcelain Gods (Stanley Road, 1995). Prácticamente todos los que estábamos allí sabíamos que, ya podía irse, pero todavía quedaba más. Finalmente, llegaron los dos habituales bises en los que intercaló sus primeros éxitos en solitario -ovacionado The Changingman– con su recuerdo al pasado más lejano, con el festivo y fastuoso cierre de Town called Alice, su tercer nº1 en UK con The Jam. Tal vez echamos en falta alguna referencia más a su (extensa) discografía en solitario – como su espléndido doble 22 dreams de 2009- pero, en cualquier caso, Weller, con esta actuación, quiso desprenderse el incómodo apelativo de leyenda para demostrarnos que, en 2017, es uno más- eso sí, de los mejores- y todavía tiene muchas cosas que contar.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close