martes , 17 de octubre de 2017
Home > conciertos > [Crónica] Mick Harvey (Apolo, Barcelona, 29/03/17)

[Crónica] Mick Harvey (Apolo, Barcelona, 29/03/17)

mickharvey

Mick Harvey visitó Barcelona para presentar su ultimo disco de versiones de Serge Gainsbourg, Intoxicated Women, lanzado el 20 de enero, y que ya es el cuarto de este músico australiano sobre el músico. El gran amigo de Nick Cave, con quien formó The Boys Next Door, The Birthday Party y Nick Cave and the Bad Seeds, continúa ahora con una muestra más de su gran admiración por uno de los referentes más indiscutibles de la música popular francesa durante el siglo XX, una dedicación que sucede a Delirium Tremens (2016), Pink Elephants (1997) y Intoxicated Man (1995),  sus anteriores discos de temas de Gainsbourg traducidos al inglés. En este caso, el álbum se enfoca en las grabaciones que hizo para mujeres, desde Nico a Brigitte Bardot o, por supuesto, Jane Birkin.

mickharvey2

Para esta gira el australiano vino acompañado en el escenario de un cuarteto de cuerda para crear una atmósfera única. Él a la guitarra, junto a batería, bajo, teclado (James Johnston), segunda guitarra y coros y los cuatro violines -miembros del proyecto musical creado en Barcelona, Cordes del mon– llenaban el pequeño escenario de la Sala Apolo 2, que tenía una buena entrada.

BS2A1650

Con seriedad facial, calma y un gran dosis de humor, Mick presentaba las canciones de un concierto tranquilo, con una sucesión de melodías a ritmo pausado- interpretadas en gran parte junto una voz femenina, que también tocaba la segunda guitarra – y que el público disfrutó, cómplice entre canción y canción de un diálogo que sólo se puede transmitir en salas pequeñas. Canción a canción iban y venían los músicos del escenario dependiendo de la pieza que fueran a tocar, sin perder un ápice de serenidad. Así, la formación oscilaba de 4 a 9 componentes a ritmo de conocidísimas canciones como Bonnie and Clyde o Je t’aime moi non plus, curiosa y lamentablemente esta última sin la adecuada voz femenina, tal vez por ser la versión alemana la elegida para el disco. Fue, así, un concierto de más de 25 canciones, sin altibajos, pero en el que seguramente faltó algún que otro punto álgido. En cualquier caso, una velada totalmente disfrutable.

Autor: Manuel Pérez Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *