conciertos

[Crónica] Huercasa Country Festival (Riaza, 6 y 7/07/18)

 

El mejor festival de country para los amantes del rock

Según los habituales, la última edición – la quinta – de Huercasa Country Festival, ha sido la mejor de la historia. Y no sólo por el récord de asistentes- un dato objetivo- sino por la calidad de las actuaciones que pudimos presenciar. Lo cierto es que, aunque novatos en este encuentro, nosotros no dudábamos , con esos cabezas de cartel, de que se trataría de una convocatoria especial. Además, un festival acogedor, familiar, limpio, con buen ambiente, ¿qué más se puede pedir?

Jaime Wyatt
John Hiatt

Comenzó la noche del viernes con la actuación de Jaime Wyatt, una de las jóvenes prometedoras voces del country que presentaba su álbum Felony blues, con canciones celebradas como Wishing Well, Misery and Jim, Aint enough whisky o una revisión lenta de Don´t be cruel de Elvis. Tras ella siguieron The Cadillac Three, trío nativo de Nashville, conformado por Jaren Johnston (guitarra y voz principal), Kelby Ray (bajo, Steel guitar, dobro, acústicas y coros) y Neil Mason (batería, percusión y coros), con arranques de southern rock – nos recordaron por momentos a los primeros Red Hot Chili Peppers– y con canciones efectivas como Peace Love & Dixie y otras más cercanas al pop más mainstream y coreadas por el público como American Slang e incluso algún adelanto de un nuevo álbum. Tras ellos llegó la esperada actuación de John Hiatt, que venía a presentar- con el mismo grupo que le había acompañado desde entonces- los 30 años de su noveno álbum Slow Turning, una celebración en la que sobresalieron con diferencia las interpretaciones más cercanas al blues del aquel memorable disco, It´ll come to you y Paper thin, con la espectacular maestría de Sonny Landreth al slide guitar. Para la anécdota, Tennessee Plates, incluída posteriormente en la BSO de Thelma & Louise y Georgia Rae, dedicado a su hija, nacida en 1988. Otros dos momentos inolvidables de la noche fueron su revisión de Riding with the King, canción de 1983 y recuperada 17 años después para el celebrado álbum del mismo título de B.B. King y Eric Clapton y el cierre con Have a Little Faith in Me de su Bring the family (1987).

Plaza Porticada de Riaza
Steve Earle & The Dukes

El sábado comenzó con otra voz revelación, la de Stephanie Quayle, que venía a presentar su álbum Love the Way You See Me, acompañada sólo de guitarra y bajista, con canciones de country- más cercano al pop y soft rock- como I´ve got you six, y que conectó más con el público con revisiones como Jolene de su admirada Dolly Parton o Mamas’ don’t let your babies grow up to be cowboys, un éxito del dúo conformado por Willie Nelson & Waylon Jennings. Tras ella, los de Austin, Texas, The Band of Heathens, que presentaban su álbum Duende y cuya actuación fue ganando  a medida que iba transcurriendo, con canciones como Green grass of California y versiones inesperadas como Blue de The Jayhawks, y, sobre todo, a partir de la salida a escena del guitarrista madrileño Alex Muñoz, músico y productor que se ha convertido en una de las figuras de referencia en el country en EEUU.

El broche de la noche- y del festival- lo puso Steve Earle, que salió (tarde) al escenario muy malhumorado, creemos que con el equipo de sonido. Con su banda The Dukes– Chris Masterson a la guitarra, Eleanor Whitmore al violín y los coros, el bajista Kelly Looney, Brad Pemberton como batería y Ricky Ray, tan impasible como fenómeno, al pedal steel guitar- fue desplegando un arsenal del mejor country rock que se ha hecho en los últimos 30 años, desde So You Wannabe an Outlaw, que titula su último trabajo, pasando por sus clásicos: Someday-de su debut Guitar Town (1986)- I Ain’t Ever Satisfied, Jerusalem“I don´t believe in nationalism, only believe in tribes” comentaba para presentarla- o la canción que grabó con The Pogues cuando les conoció en 1986, Johnny Come Lately. Hubo sorpresa con la sensacional versión de Hey Joe, que terminó de enardecer más aún a un público ya convencido. En los bises, tras Dixieland y Ben McCulloch, Earle animó a la multitud a que cantara el estribillo de su Christmas in Washington:“So come back Woody Guthrie, Come back to us now, Tear your eyes from paradise And rise again somehow”. El mejor rock sonó como nunca con la etiqueta de country en el festival de Huercasa el pasado fin de semana.

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close