conciertos

[Crónica] BIME Live 2015 (Bilbao, 30 y 31/10/15)

Lástima que uno no pueda adivinar con bastante anticipación la temperatura con una fiabilidad del 100%. Si hubiera sido así, todos los conciertos del BIME se hubieran podido celebrar al aire libre sin ningún contratiempo, con unos grados que ya les gustaría para mayo a los organizadores del Primavera Sound. También es verdad que la celebración del BIME Live es sólo parte de un colosal encuentro que reúne conferencias y todo tipo de actividades que necesitan del Bilbao Exhibition Centre como núcleo de referencia.

En todo caso, una vez resignados, aprovechada la mañana, y asumiendo que tendríamos que pasarnos dos espléndidas tardes de Bilbao en un recinto cerrado, nos pusimos a ello con todas nuestras ganas. Las primeras horas comenzaron con el grupo local Mamba Beat, aún con poca audiencia delante del escenario. Eso sería, en las primeras horas, por otro lado, una rutina durante ambos días del festival.

De los tres espacios sede del festival, hay que conceder el mayor aplauso a la acústica del llamado Teatro. Fue, con toda seguridad, donde se realizaron las mejores actuaciones. Fue el caso, en el primer día, de la elegancia de Gaspard Royant, francés con un estilo crooner que te podía recordar a Roy Orbison. El músico exhibía su buen hacer – con versión de Martha & The Vandellas incluída- mientras, en el escenario 1, los neoyorquinos Darwin Deez, con su pop efectista, contentaban a los más fans, sobre todo con éxitos como Kill Your Attitude.

Gaspard Royant

Gaspard Royant ©MusicSnapper

El ambiente se iba calentando -ante una audiencia bastante joven – con la presencia de Zola Jesus. La de Arizona, aunque de origen ruso, crea- con una potente voz, eso sí- una propuesta electrónica oscura que lo mismo suena a Pat Benatar que a Liz Phair. La esperada actuación, a continuación, de los Everything Everything– histriónica para algunos- en la presentación de su nuevo trabajo, Get to Heaven (RCA,2015) incluyó el bonito obsequio de presentar por primera vez en directo dos de las canciones del álbum, Zero Pharaoh y Blast doors.

zola jesus

Zola Jesus ©RhythmAndPhotos

Al mismo tiempo tenía lugar en el Teatro el recital de Benjamin Clementine. Para muchos de los allí asistentes fue toda una sorpresa, no para nosotros puesto que ya le habíamos visto en el Vida Festival, unos meses antes. Pero sí es cierto que la sobria interpretación que crea Clementine se beneficia con la acústica del Teatro. El público ovacionó sus asombrosas filigranas vocales en canciones como Cornerstone o London. A continuación, la primera celebración de los noventa en el BIME llegó con la actuación de los Planetas; los “de Graná” no dejaron hueco para canciones inéditas, para momentos inesperados. Toda una sucesión de “greatest hits”: Si me diste la espalda, Santos que yo te pinte, Un buen día, y así con el cierre épico de Pesadilla en el Parque de Atracciones.

Benjamin Clementine

Benjamin Clementine ©RhythmAndPhotos

No voy a mentir, ya he visto a Los Planetas muchas veces y, alejándome del karaoke, mi interés iba dirigido de nuevo al Teatro con la actuación de Sam Beam, aka Iron & Wine, una propuesta acústica que volvió a sorprender con sus habituales The trapeze swinger, con el que abrió el concierto, Everyone’s summer of ‘95– con olvido de letra incluído- o Tree by the river.  Un poco más tarde salieron al gran escenario los Stereophonics. La formación galesa tiene en nuestro país una legión de fans- no formo parte de ella- y dio buena muestra de un directo eficaz combinando las canciones de su más reciente álbum con las de su “época gloriosa”, con Have a nice day o Maybe tomorrow como buques insignias. Dejamos a mitad a Stereophonics porque nos parecía más provechoso- una vez más – visitar a Matthew E.White en el Teatro para contemplar en directo su propuesta indie soul, una actuación memorable con las canciones de sus segundo trabajo como Take care of my baby o Big love, convirtiendo toda una jam session el cierre con Rock & Roll is cold.

matthew

Matthew E.White ©RhythmAndPhotos

Al mismo tiempo, en el escenario 2 salía la propuesta más bailable de la noche,  los Go! Team, la veterana formación de Brighton, que exprimió su setlist más frenético (Huddle Formation, T.O.R.N.A.D.O.) ante un público agradecido. Al final del día, los británicos Crystal Fighters arrancaron su concierto con una sesión de cinco minutos de txalaparta y sacando ikurriñas al escenario, mucha pirotecnia y éxitos como Follow, LA Coming, Plage y el cierre con Xtatic truth. No fue la actuación más destacada, pero sí la más concurrida del primer día del festival.

Crystal

Crystal Fighters ©MusicSnapper

El segundo día, sábado, comenzó con la actuación de Charles Andrew Bothwel, más conocido como Astronautalis, seguramente el más empático de todo el festival: “Sé que no me conocéis, yo no os conozco; tampoco conocéis mis canciones pero podéis bailarlas como si fuera alguna de Beyoncé”. Los ingeniosos comentarios del rapero- que escupe versos a una rapidez asombrosa- aderezaban una actuación memorable ante un escaso y joven público, que hubiera merecido una hora más justa. Mientras el sonido ragtime se hacía hueco en el Teatro con Pokey LaFarge, músico estadounidense que venía acompañado por un septeto multi-instrumentista, en el escenario 1 actuaba Nudozurdo, que abrió con El diablo ha sido bueno conmigo, y calentó al personal con grandes éxitos como Ha sido divertido. En el escenario 1 salió al escenario la propuesta más oscura de la noche, la formación de post punk ochentera Savages, liderada por Jehnny Beth, que presentaba las canciones de su inminente segundo álbum, Adore Life (Matador), que llegará en 2016. Por cierto, han tenido tiempo de aprender castellano, al menos esas primeras palabras que suelen retener la mayor parte de estudiantes americanos en nuestro país: “No dejéis que los cabrones os jodan!.”

savages

Savages ©RhythmAndPhotos

A las diez y cuarto en punto, solitario, salió al escenario Richard Ashcroft. Llegó la arrogancia de los noventa. El ex-The Verve, acompañado de guitarra acústica, preguntó al público: “Eh, de qué habéis estado hablando durante la tarde?¿de música? Yo soy la música, yo soy el puto tema”.  Desde ese momento comenzó el repaso acústico de sus grandes éxitos, más propio del Teatro, de Sonnet a Check the meaning, pasando por Drugs don´t work– que tuvo que repetir- Lucky man o el cierre obligatorio, con guiño incluído a sus famosas cuitas legales: “Voy a tocar Bitter sweet symphony, aviso, por si hay aquí alguien de ABKCO Records”. El músico anticipó que en 2016 tendrá nuevo disco y gira en solitario, así que nuestras ilusiones por el regreso de The Verve se apagaron definitivamente…

kiwanuka

Michael Kiwanuka ©RhythmAndPhotos

Salimos raudos para ver la actuación de Michael Kiwanuka, acompañado de tres músicos- guitarra, bajo y batería – y que consiguió una de las mayores ovaciones del festival, al menos en el Teatro. Kiwanuka era la primera vez que actuaba en nuestro país, aunque nosotros ya tuvimos la oportunidad de verle hace un par de años en el Vodafone Mexefest de Lisboa. La gente no sólo celebró las canciones de su disco de debut, Home again, sino que fueron bienvenidas las dos nuevas que incluyó en el setlist y que aparecerán en su próximo nuevo álbum, ya para 2016. Estaremos atentos.

halloween

Halloween en el BIME Live ©RhythmAndPhotos

Otra confesión. Al contrario que las hordas de gente que se agolpaba en las horas punta del festival, no teníamos ningún interés en ver a Imagine Dragons. Hicimos el intento, pero no resultó. Aprovechamos para descargar en la zona de bebida casi todo el saldo pendiente de nuestras pulseras inteligentes y dar un paseo por la zona de maquillaje, donde el personal se encargaba de acicalar al estilo Halloween a todo el que quisiera. Como ocurrió en el DCODE con los Foals, aunque es comprensible, nos hubiera gustado que la organización no dejase para tan tarde la actuación de !!!. Seguir los desenfrenados bailes de Nic Offer y piezas frenéticas como las nuevas Freedom 15 o Every little thing counts necesitan un horario más apto para la capacidad que puede tener a las 3:00 un agotado cronista de festival…En otro momento.

Etiquetas

4 thoughts on “[Crónica] BIME Live 2015 (Bilbao, 30 y 31/10/15)”

  1. Can someone exlaipn what the writer meant in his continue paragraph? He makes an excellent start but lost me halfway throughout the article. I had a difficult time following what the author is wanting to say. The beginning was great but I feel he needs to focus on writing a better finish.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close