miércoles , 22 de noviembre de 2017
Home > discos > Califone – Heron king blues

Califone – Heron king blues

Poco queda ya de las clásicas denominaciones que para la música se empleaban cuando apareció el rock y el pop. Y mucho más difícil es emparentar la electrónica de los primeros Kraftwerk con la amalgama de géneros paralelos derivados de dicha corriente musical. Las etiquetas se han multiplicado por mil y las ideas por un millón.

Igual pasa con el folk y el nuevo country, se han disuelto en una suerte de nuevo estilo que encierra en su interior todo tipo de paralelismos con la electrónica, el rock, el blues o el pop. El nuevo trabajo de Wilco puede servir muy bien como ejemplo y, aunque es difícilmente superable, Tim Rutilli se empeña en seguir en sus trece y continuar con la experimentación country-folk de su disco anterior Quicksand, cradlesnake.

Por lo que, en el año que nos ocupa, nos sorprende con este Heron king blues, un poco a la estela de O’rourke o Tweedy a la hora de crear atmósferas arrugadas y momentos de una gran profundidad emocional, como en el caso de Lion & bee, tema que pone de manifiesto lo que es dominar los silencios y las emociones y comprimirlos en un precioso tema de folk contemporáneo.

El blues está salpicando prácticamente cada momento del disco, por ejemplo en la melancólica 2 sisters drunk on each other, o en el tema que da título al disco, una biblia musical (quince minutos tienen la culpa), un resumen de estilos palpitando en cada segundo de la canción y mejorando con el tiempo, como el buen vino. Todo un viaje iniciático en un posible punto de partida de tendencias estilísticas en la biblioteca musical actual.

Hay que esperar que gente con grandes ideas, como Rutilli, siga en activo con discos como éste. Sólo ocho canciones (esquiva y sorprendente despedida en Outro), con grandes momentos aptos para todos los públicos. La electrónica envolvente de Apple, la impresionante paz emocional de Trick bird, o el regalo de uno de los mejores comienzos del año con Wingbone.

Lo que nos depara el futuro en lo concerniente a la música, pese a ser desconocido y por momentos inalcanzable, pasará a buen seguro por la revisión y actualización de lo que es hoy día, todo un mundo paralelo al nuestro que sorprende a propios y extraños. Como este último disco de Califone.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *