conciertos

Built To Spill (Barcelona, 29-10-2008)

Noche especial donde las haya la que ofrecieron Built To Spill en la Sala Apolo de Barcelona. El motivo de la velada fue un Don’t Look Back del álbum Perfect From Now On (Warner Bros, 1997). Los promotores de conciertos All Tomorrow’s Parties invitaron hace unos tres años a una serie de grupos a que interpretaran alguno de sus discos míticos en directo. Así lo han hecho ya Belle And Sebastian, Teenage Fanclub, Sonic Youth, Dinosaur Jr., Gang Of Four o Low. Y así fue como, a raíz de esa idea, los Built To Spill salieron de gira bajo el nombre de Perfect From Now On Tour.

Los de Iaho aparecieron en el escenario con la formación habitual, Doug Martsch al frente, sumando también la presencia de John Mcmahon, violoncelista que colaboró en la grabación del disco. El concierto arrancó con Randy Described Eternity, que hizo que, en su tramo final, Martsch jugara durante un buen rato con una cuerda rota sacando sonidos, lo que hizo que a algunos de los presentes se nos pusieran los pelos de punta. Y es que el sonido que desprende Built To Spill en directo es de lo más espectacular. Y así lo demostraron con la ejecución de todo el disco, tema a tema, nota a nota.

De todas las canciones del álbum que sonaron, destacaríamos la gran Stop The Snow, con el que ya nos deleitaron en su concierto en el pasado Primavera Sound, y cuyo crescendo nos dejó hipnotizados. Velvet Waltz fue una de las mejores de la noche. Cuesta creer que tres guitarras suenen tan bien a la vez. El disco se cierra con otro temazo como es Untrustable-Part 2 (About Someone Else), la clausura de un trabajo infravalorado y que hay que reivindicar en todo momento.

Tras terminar con el repaso del álbum, y casi sin respirar, empezó a sonar la batería de Goin’ Against Your Mind, del You In Reverse (Warner Bros, 2007), lo que desató la locura conjunta de un público entregado, e incluso expectante por lo que tenía que venir.

Ya en los bises tuvimos la celebradísima Car, que muchos de nosotros esperábamos con impaciencia y que no nos defraudó. Después vino Paper Planes, cover de M.I.A., que estuvo curiosa y en la que Doug Martsch se movía con un ritmo hipnótico. Para finalizar el concierto, tuvimos la suerte de escuchar Carry The Zero que demostraba, una vez más, que nos encotrábamos ante una de las bandas más grandes que han surgido en los noventa.

Y es que no me cansaré de repetirlo, escuchar tres guitarras eléctricas juntas, cada una de ellas haciendo melodías y creando atmósferas, es digno de escuchar y vivir en directo. Built To Spill practican un Rock atiborrado de matices y melodías perfectas que hacen que quedes embobado por su gran belleza. Gracias.

Tags

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close