Cine, Tv y Teatro

Brick

Estamos ante una de esas películas que pasan desapercibidas en la cartelera española, pero que, a mi parecer, merece la pena echarles un vistazo. Primero presentemos un poco el film. Brick es la opera prima del director Rian Johnson y se ha erigido, junto con Pequeña Miss Sunshine, como una de las propuestas indie del año. En el Festival de Sundance 2006 se llevó el Premio Especial del Jurado, además del Premio Citizen Kane al Director Revelación en el pasado Festival de Sitges.

Brick cuenta con la interpretación de Joseph Gordon-Levitt (Oscura inocencia, 2004) en el papel de Brendan, un joven estudiante de instituto que se ve inmerso en una oscura investigación por el submundo de las drogas en un pueblo del sur de California. Brendan es un joven listo y avispado, que se sabe mover entre el poder dirigente (en este caso el subdirector de su instituto) y las mafias de la droga lideradas por The Pin (Lukas Haas), un chico de 26 años. Envueltos en la acción encontramos diferentes personajes, cada uno más singular y misterioso que el anterior: la brillante niña rica Laura (Nora Zehetner, Heroes), el matón Tugger (Noah Fleiss) o Brian (Matt O’Leary), el compañero de pesquisas y un freak de lo más tradicional, ataviado con las típicas gafas de pasta, marginado y muy inteligente.

En Brick se usa el recurso in media res para, en un principio, dejarnos ver la muerte de la joven Emily (Emily de Ravin, Perdidos), ex-novia de Brendan. Acto seguido nos traslada a dos días antes, cuando Brendan recibe una extraña llamada de Emily diciendo cosas de lo más bizarras: Brick, The Pin, Tug… Al cabo de unos días se encuentra a Emily muerta, así que decide emprender una investigación sin decir nada a la policía. De esta forma el posible papel de justiciero de Brendan queda ocultado detrás de una máscara de venganza, aunque no nos deja ver, en ningún momento, cuáles son sus verdaderas intenciones.

Rian Johnson consigue unir perfectamente el entorno del cine negro con el de un instituto americano cualquiera, con todo lo que eso conlleva. De esta forma consigue aportar un toque curioso a los personajes arquetípicos de este género. Vemos que el capo de la mafia es un joven que vive con su madre, y el jefe de policía se convierte en el subdirector del instituto. El mundo de la farándula también tiene cabida en Brick, donde observamos una vertiente sexual y enigmática detrás de los aparentemente normales estudiantes. Así pues, la oscuridad con la que Johnson dota la investigación se refiere más al guión que a la estética de la película en sí, que, si bien acoge un poco la iluminación dramática del cine negro, opta más bien por exteriores diurnos.

A lo largo del film vemos que nada es lo que parece. Cada personaje se oculta detrás de una máscara creando cierta incertidumbre sobre cuál será el porvenir de cada uno. En ese sentido, tal vez el personaje más plano sea The Pin, siempre vestido con una capa negra y un bastón. Así, lo que en un principio para muchos puede parecer irreal y demasiado paródico, llega a convencer. A los veinte minutos de película absolutamente todo lo que pasa en pantalla resulta creíble. Con referencias -en más de un punto- al inquietante e incomprensible David Lynch, la película consigue atarte a una investigación extraña, confusa, en apariencia sin sentido, pero visualmente muy potente e intrigante.

Finalmente, me gustaría hacer hincapié en la preciosa banda sonora compuesta por el hermano del director, Nathan Johnson, y miembro del grupo musical inglés The Cinematic Underground. Con instrumentos construidos por ellos mismos, la banda ha creado una bella música que recoge a la perfección los objetivos de la película y favorece la estética que han querido dar a la cinta. Película más que recomendada para todos los amantes al cine policíaco y para los fans del cine negro que, evidentemente, quieran probar nuevas opciones. Por no mencionar que para todo indie que se precie es de visionado obligatorio.

Autor: Bernat Gil

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close