conciertos

Brian Wilson (Barcelona, 05-07-05)

El Poble Espanyol de Barcelona fue el escenario perfecto para la esperada visita de Brian Wilson y sus jóvenes chicos de la playa. El recinto, tan emblemático como siempre, estaba repleto de hileras de sillas donde la gente empezaba a acomodorase.. Una noche magnífica -yo diría casi perfecta- y con brisa marina incluida. A sus 67 años de edad, Brian venía acompañado por una banda de ensueño, joven y talentosa. Con ella lleva haciendo conciertos desde hace ya algunos años y se nota la conjunción que existe entre ellos. Pero me estaba preguntando: ¿Qué es lo que nos va a ofrecer Wilson esta noche?

“Buena noche hoy para hacer música” decía Brian, en un forzado castellano, a los asistentes que ovacionaban cualquier gesto del inconfundible californiano. Y detrás de ese teclado multifunción (no olvidemos que lleva dos pantallas Tft con las letras de las canciones y que muy pocas veces toca las teclas) empezaron a sonar éxitos como Sloop John B o Roll plymouth rock del reensamblado Smile. “Esta canción es sobre los ángeles” decía antes de provocar un parón emocional con una de las piezas mas bonitas que ha escrito Wilson; God only knows significaba para un servidor la noche perfecta. Pero la magia no se desvanecía y seguía con California girls.


Brian Wilson en el Festival Internacional de Benicàssim 2004

Al entonar la intro del disco Smile, Our prayer – gee, pudimos apreciar lo bien que estaban coordinadas y trabajadas las voces. Enlazaron con Heroes and villains con un final de locura que el público dedico una gran ovación y que tras escuchar los primeros acordes de Good vibrations permanecieron ya de pie hasta finalizar el concierto. Tras una breve pausa Brian dijo: “Esta noche nosotros somos los muchachos de la playa”, a lo que siguieron algunos de los éxitos mas emblemáticos de los Beach Boys como I get around, Help me Rhonda, Barbara-Ann y Surfin USA (Brian se puso al bajo en estas dos últimas recordando sus años de juventud), cerrando con todos los asistentes bailando y coreando ese pegadizo Fun fun fun.

¿Se podía pedir algo más? ¿Un segundo bis? La bonita Love and mercy fue la guinda del pastel a una noche llena de armonías y voces casi celestiales que nos dejaron a todos una gran sonrisa en el rostro. ¡Vuelve cuando quieras Brian!

Texto: Sergi Serrano
Foto: Miguel González

Tags

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close