discos

Bloc Party – Silent alarm

Oh no. Otro grupo proveniente del Reino Unido con todas las papeletas de engrosar la larga lista de chuflas indies del nuevo siglo. Influencias ochenteras, primer álbum, grandes críticas, buenas ventas, fama rápida, popularidad exponencial, post-rock, post-punk etc… Pues sí y no. Sí, porque Bloc Party es un proyecto con un futuro incierto y serán los años próximos los que decidan qué lugar otorgarles a estos chicos, sea bajo la decadencia de pestiños prefabricados tipo Green Day o como algo más grande. Y no, porque el álbum, lo cojas por donde lo cojas, lo escuches de la manera que quieras, es como mínimo bastante aceptable.

Bloc Party, liderados por su cantante Kele Okereke -que está mejor aquí que haciendo pinitos electrónicos con The Chemical Brothers-, fueron conocidos antes como The Angel Range o Union en esos momentos en los que no tenían mucha identidad, defecto que imperceptiblemente se deja notar en este debut. Bajo el manto de un buen número de canciones esplendorosas y otras no tanto, y con cierta calidad, discurre Silent alarm. Así ocurre con sus ya muy conocidas Banquet, Hellicopter o She’s hearing voices, temas directos e irreverentes, con cierto toque irónico en las letras y algo de humor, o con cosas más serias como This modern love, Compliments o Like eating glass. Sin ser una maravilla, este álbum gusta a los oídos y entra de una forma asombrosa. Invita a moverse y a soltar adrenalina, y todo ello a pesar de ser algo largo y por ende rozar un tanto el aburrimiento, e incluso minar la paciencia con momentos demasiado densos.

A muchos cansan ya estas historias de grupos nuevos que luego o bien desaparecen en el anonimato o dejan de tener toda la importancia de su debut. Muchos creemos que Silent alarm es un disco pasajero, un álbum más dentro de la moda actual de volver a los tiempos de aporrear baterías vestidos de mod, o de traje y corbata, y reivindicar tonterías sin sentido. Pero la finalidad de esta crítica no es elucubrar sobre el futuro sino analizar este producto musical, y el veredicto es bueno.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close