conciertos

AVant Festival 04 (Fuengirola, 01-07-04) Parte III

Sábado 3 de Julio

Otro de los problemas que ha tenido el AV, además de las colas del jueves, han sido las bajas de tres de los nombres más apetecibles del cartel. Si el miércoles se cayeron Trail of Dead, el jueves no pudimos disfrutar de Squarepusher ni de M83. Según la organización, ambos tenían “asuntos de índole personal que no podían eludir”. Las protestas por parte de los asistentes no se hicieron esperar y con razón, ya que se anunciaron las bajas practicamente el mismo día y no hubo artistas para suplirlos (si no contamos al dúo de dj’s). Por otro lado, la actuación de Kid Loco, prevista para el jueves, pasó al sábado y sirvió para cerrar la tercera jornada del festival.

Abrieron fuego Felicidadblanch, grupo catalán al igual que Balago. Cuando todavía estaba entrando gente al recinto comenzaron a sonar las primeras notas del piano de Marc Lloret. Según nos contó él mismo después, se sintió muy bien sobre el escenario del AV, cosa que notamos desde los primeros compases del concierto. Grandes temas como The life of the bunnies o Cigarrete#41 (de su disco Boring & Pretentious de 2002), fueron interpretados magistralmente y en formato acústico. Todo un regalo para los que nos encontrábamos allí. A destacar la versión que hicieron del It’ll never happen again de Tim Hardin, uno de los artistas favoritos de Marc junto a Nick Drake.


Felicidadblanch

Violet Indiana es el proyecto de Robin Guthrie (ex-Cocteau Twins) junto a la vocalista Siobhan de Mare (que perteneció a Mono). El pasado mes de junio editaron su segundo disco, Russian doll, un trabajo cargado de medios tiempos con sabor a dream-pop. Y eso fue lo que ofrecieron sobre el escenario del AV con canciones como Never enough, Busted o la pegadiza Killer eyes, perteneciente a su primer álbum (Roulette, del 2001). La atractiva Siobhan trató de hablar en nuestro idioma durante todo el concierto, ya fuera para presentarnos las canciones o para bromear con el público, consiguiéndolo sólo a medias. Como anécdota comentar que Guthrie se trajo a toda la familia a Fuengirola y estuvieron disfrutando del concierto desde las almenas del castillo, lugar donde se encontraba la zona vip.


Violet Indiana

Lo que vendría después serían los sustitutos de M83 y Squarepusher. Sobre el escenario se presentaron Pías DJs para hacer bailar a la gente del castillo y la verdad es que lo consiguieron, a base de temas muy conocidos pero sin apenas tocar los platos. Lo más llamativo eran sus movimientos incontrolados y los trajes que llevaban, ambos muy coloridos. Su actuación se alargó más de lo normal, ya que Telefon Tel Aviv llegaron tarde a Málaga.


Telefon Tel Aviv

El dúo norteamericano se presentaba en el Av Festival con su nuevo disco bajo el brazo (Map of what is effortless, 2004). Pero en poco más de media hora se retiraron alegando que no tenían más tiempo para tocar a causa del retraso que habían sufrido. ¿Es cierto que no hay tiempo límite para los grupos que tocan? Sí, pero en este caso parece que la jornada se hubiera alargado mucho más de lo previsto. El caso es que, sorprendentemente, dejaron un poco de lado su magistral nuevo álbum y se centraron en el anterior, si exceptuamos What it is without the hand that wileds it. No estuvo mal, pero esperábamos mucho más de Charles Cooper y Joshua Eustis.


John Cale

Tocaba el turno de John Cale. El galés se presentaba con un último trabajo que ha cosechado muy buenas críticas de la mayoría de la prensa musical. Hobosapiens (2003) es un disco actual y muy diferente de su carrera en los años 70 tras su paso por la Velvet Underground, de ahí que no sabíamos qué repertorio nos íbamos a encontrar. Al final se decidió por sus temas más antiguos pero, eso sí, en formato acústico. Ayudado por dos personas más (uno a la guitarra y otro que alternaba el banjo, la steel guitar y la guitarra), John Cale nos brindó un concierto soberbio que muchas de las personas asistentes no disfrutaron debido al horario o, tristemente, por desconocimiento total del artista, lo que provocó que el ambiente no fuera el adecuado en algunos momentos. A destacar la interpretación de Andalucía con un Cale sentado al piano y una voz que nos puso los pelos de punta.


Kid Loco

Kid Loco hizo que la gente, muy relajada tras el concierto de Cale, se pusiera a bailar. A destacar dos nuevos remixes como son Kung fu fighting y Until the morning. El público que todavía resistía en el Castillo Sohail se lo pasó en grande con el dj creador de A grand love story (1997), su mejor disco hasta el momento.

Texto y fotos: Francisco José Fernández Luque.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar