martes , 17 de octubre de 2017
Home > noticias > Autumn Almanac 2004

Autumn Almanac 2004

Sala Moby Dick (Madrid, 2 y 10 de noviembre de 2004)

Como ya es tradición, un otoño más llegó el Autumn Almanac. Organizado por la discográfica madrileña Rock Indiana, en su momento fue el primer festival itinerante de música pop de nuestro país, iniciativa que desde entonces ha sido fuente de inspiración para otros eventos de estas características. Esta tercera edición llevó durante el mes de noviembre a los principales grupos de la compañía por Madrid, Valencia, Murcia, Tarragona, Valladolid, Bilbao… Estuvimos en la madrileña Moby Dick en los dos días que allí se daba cita el festival para ver a Nominees, Sweet Apple Pie y Bronco Bullfrog.

Nominees: del country al soul

Los madrileños fueron los encargados de inaugurar el primer día de festival. Ha pasado ya diez meses desde que publicaron su primer trabajo, Dowsing for the water, y a la formación se han incorporado definitivamente Pablo Sbaraglia a los teclados y Santi Campos como guitarrista y aportando una voz más a los coros junto a los de Esther. Con la banda completa, y tras pasarse todo el año de un lado para otro presentando su disco, el sonido del grupo es muchísimo más compacto y maduro que antes. Además de los temas de su debut, Nominees nos ofrecieron unos cuantos adelantos del que será su próximo álbum.

Nominees01

El concierto comenzó con Ricardo cantando sólo acompañado por su guitarra un What’s the deal mucho más elaborado al final que en el disco, con unos cuantos cambios en el ritmo y la armonía. Tras un tema inédito, To record the memory, muy a lo Neil Young (de hecho, lo llaman así cariñosamente), A.N.A. brilló por sus cuidados arreglos, aunque algunos problemas en la guitarra de Santi empañaron el resultado final. Ricky presentó entonces otra de las nuevas canciones, Undertaker, o como el mismo presentó: “El enterrador, dedicada a Santi, que aunque no lo parezca lo es, sobre todo con esa barba”. Resultó ser un corte de aire fronterizo, con unas raíces más profundas que aquellas que ilustraban la portada de su álbum, y un sonido más cercano a Josh Rouse.

Nominees02

En general, a lo largo de la actuación se comprobó que así es como suena ahora la banda, lo que le da una dimensión mucho más soul que el country al que sonaban antes. Esto quedó patente tras los dos temas nuevos que siguieron, el segundo compuesto por Santi, otra de las sorpresas que encontramos esta noche. Tras recomendar el concierto que Sweet Apple Pie darían tras ellos, You & luck y 39 Watkin St. recordaron alguno de los mejores momentos del grupo. Era el turno de otros dos estrenos, Up through the night y Wakin hours, ésta última incluida en el disco del festival que se regalaba con la entrada. Para terminar, otro tema aún sin publicar, aunque ya conocido en el directo de los Nominees: Medals. Un buen broche final para demostrar el talento de este joven grupo.

autumnalmanac_mad_021004_03

Sweet Apple Pie: ¿french-pop?

 

Los franceses Sweet Apple Pie llegaban a España recién fichados por Rock Indiana para presentar su segundo y último trabajo Between the lines (Rock Indiana, 2004). La originalidad de su música proviene de la incontable cantidad de influencias reconocibles pero que terminan de configurar un sonido del todo personal. Y de su concierto se esperaba precisamente poder palpar esa exquisitez que reflejan en sus discos. Ante el exceso de expectación, el resultado fue algo frío, pero el hecho de ver en directo a Laurent, Gilles, Fanny y Sylvain mereció la pena.

autumnalmanac_mad_021004_04

A las doce menos cuarto comenzaba su actuación con el riff de guitarra del hipnótico Read between the lines, al que siguió un contundente Gone, en un alarde de creación de sonidos envolventes y ambientales en los que teclado, guitarra y bajo se complementan a la perfección, creando unas atmósferas que penetraron en los presentes hasta el final de su concierto. Llegó entonces la que, probablemente, es la mejor canción de la banda: Pray before. Comenzando con unas cuidadas melodías cantadas por todos los miembros del grupo sobre unos delicados arpegios del teclado, el tema va evolucionando poco a poco. Pasando por un ritmo reggae en la estrofa, culmina con un tremendo solo de órgano con wha y una distorsión que lo hacen parecer casi una guitarra, acompañado de los coros que configuran un conjunto impresionante (en directo resulta estremecedor). La intensidad del concierto terminó de subir cuando interpretaron Alive.

Era el momento apropiado para descansar un poco, y Fanny abandonó el teclado para colgarse la guitarra acústica y comenzar Harder than we thought. Tras ella, Laurent comenzó a cantar Oyster, en un instante en el que quedó patente las complejidad y calidad de las voces. “Vamos a cantar una canción de amor dedicada a Santi y Pablo”, comentaron antes de atacar los dos bonus tracks que no se han publicado en la versión española de Between the lines: Sweaty hands y She whistles in the tube. Entonces presenciamos la magnífica interpretación de Surprise, evocadora y multidimensional como los mejores Pink Floyd, aunque ligeramente desmejorada por los acoples de los micros.

Como en los anteriores temas, el resto del repertorio se centró en su último trabajo. Pero a diferencia de lo que en él se aprecia, parece que los de Toulousse no estaban muy a gusto en el escenario y la comunicación con el público no terminaba de cuajar. Definite sadness dio paso a Wanna know, con un ímpetu y una fuerza inusitadas. You shouldn’t try to understand iba a dar fin al concierto, pero tras una corta insistencia de los presentes, y pese a la hora, pudimos disfrutar de Rock & Roll, canción que cerraba su primer álbum Everybody wants to be a supertiger, y que en este caso también terminó la actuación. Cuando el público pedía más y Sweet Apple Pie no podían seguir ya en el escenario, sólo pudieron añadir una cosa: “La ley es la ley. La puta cabrón de la ley”.

Bronco Bullfrog: el pop más puro

 

10 de diciembre de 2004. Las diez y media de la noche y la sala Moby Dick de Madrid empieza a estar abarrotada. En el escenario comienzan a sonar los acordes de Greenacre hill. Bronco Bullfrog inició con este tema un concierto que poco a poco nos fue dejando a todos con la boca abierta. Tras esta obertura más bien tranquila, One day with Melody Love hizo que el público comenzase a tararear con fuerza su característico estribillo “Melody, please remember me”. Llegó el turno de Octopus, uno de los temas estrella de su álbum The Sidelong glances of a pigeon kicker. Louis dio las gracias a Rock Indiana, su sello discográfico, mientras animaba a la gente para que comprase su último disco Oak apple day: “Sólo cuesta cinco euros, ¡más barato que las drogas!” añadía entre risas.
bronco1
El concierto continuó con I can´t make my own way, Apple of my eye y You are my head. La energía que desprendían los componentes del grupo aumentó la fuerza del directo y la emoción del público. Después, Together fue sosegando el ambiente con frases positivas y melodías vocales muy trabajadas. Grata sorpresa al ver que Fausto, guitarrista de The Winnerys, subía al escenario para tocar New day way, cuyo final se alargó con un gran solo de bajo. Los primeros acordes de la guitarra de Michael dieron paso a uno de los temas más conocidos de su último trabajo, I don´t need the sunshine, acompañados también por la guitarra de Fausto. Con este tema, unido a Planet Janet, en el que nos deleitaron con unos geniales coros a capella, Bronco Bullfrog dejaron claro que los juegos vocales en sus canciones son su punto fuerte.
bronco2
Siguieron con Blow yourself up y Jigsaw mind, ambos temas pertenecientes al álbum Seventythirtyeight. A continuación la banda dio paso a Mock orange innocence, que sonó realmente bien, especialmente el momento en que Louis cantó unas frases al final del tema, variando así la versión del disco. Bronco Bullfrog anunció las fechas de sus próximos conciertos en España y continuó tocando Del quant y Down Angel Lane, al que añadieron una parte instrumental muy rítmica y potente. Enlazaron este último corte con Poor Mrs. Whitespoon, canción de estilo más rockero y psicodélico con constantes solos de guitarra y bajo, voces a capella y un final apoteósico, aunque se echó de menos los teclados que acompañan la canción en el estudio.

Así, Bronco finalizó el concierto, pero el público quería más y no dejo de aplaudir hasta que volvieron a subir al escenario para tocar un par de bises. Andy, Michael y Louis nos deleitaron con History, gran composición del disco Bronco Bullfrog. Michael estaba tan concentrado que se le rompió la tercera cuerda de la guitarra y tuvo que hacer un solo prescindiendo de ella. A mitad del tema, Andy fue presentando a todo el grupo mientras cada uno de ellos iba haciendo un solo con su instrumento. De esta forma, Louis, Andy y Michael se despidieron de su público deseando volver a tocar pronto en Madrid. Sin duda, Bronco Bullfrog nos deleitaron con una actuación impresionante; llenaron la sala con música pop de la buena y tanto la banda como los presentes estuvieron más entregados que nunca.

Autor: Andrés Cabanes (Nominees y Sweet Apple Pie) Ana F. (Bronco Bullfrog)
Fotos: Javier Jodra

También te puede interesar...

Bronco Bullfrog – Oak apple day

El tercer trabajo de Bronco Bullfrog, primero con la discográfica RockIndiana, está compuesto por una …

Ebrovisión 2004 (Miranda de Ebro, 2 y 3 de julio de 2004)

LORI MEYERS El cuarteto granadino tenía ante sí una papeleta difícil, ya que sustituían a …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *