conciertos

Arctic Monkeys (Barcelona, 06-02-10)

arctic-monkeysNo veía a Arctic Monkeys desde 2006, justo su año de explosión, cuando se decía que iban a salvar el mundo. El grupo que revolucionó la industria desde su MySpace cayó después, como todos, en lo previsible. A aquel mítico Whatever people say I am, that’s what I’m not (Domino, 2006) le siguió Favourite worst nightmare (Domino, 2007), que pasaba por ser más o menos lo mismo que el debut pero sin la fuerza y frescura de éste. Y ahí, en ese preciso momento, fue cuando me planté con los chicos de Alex Turner. No sé cómo pero, desde entonces hasta ahora, es como si la banda no hubiera existido. De acuerdo que Turner ganó muchos puntos junto a Miles Kane en su proyecto The Last Shadow Puppets, pero algo me dijo que después de eso las cosas iban a cambiar, y lamentablemente así fue.

El pasado 6 de febrero, en el Sant Jordi Club -espacio que no acabo de entender muy bien–, me di de bruces con un grupo que no tenía nada que ver con aquella grata sorpresa que descubrí hace cuatro años. Para mi asombro, después de hablar con algunos amigos, a una gran parte de los asistentes le había encantado la actuación –aunque de eso no hay que fiarse mucho, porque ya saben que en el 90% de los conciertos el público ya está encantado desde el primer acorde–. Por suerte, con el paso de los días, he encontrado alguna voz que, al igual que yo, argumenta que el combo de Sheffield debería tener los días contados después de lo que ofreció. En lo que tuve delante no hubo ni rastro de aquel nervio, de aquellas ganas adolescentes. Lo que había sobre el escenario era unos melenudos encantados de haberse conocido jugando a rock stars con ecos de Nick Cave, al que quisieron emular con una versión de Red right hand que mejor olvidar. El respetable, por mucho que digan, también estaba esperando a que llegaran los grandes hits, como When the sun goes down –de patética ejecución, pero de gran emoción generalizada– o el himno Bet you look good on the dancefloor, que fueron de lo poco que se libró de un cierto hedor a psicodelia de segunda división. Para colmo, un tramo final ñoño, con confeti incluido en Secret door, que haría que incluso los Scorpions sintieran vergüenza ajena. En definitiva, pueden estar seguros de que en la próxima visita de estos rock stars del siglo XXI un servidor no piensa pagar un euro por verlos.

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Close
Close