discos

Antònia Font – Taxi

Taxi no es un simple disco, lleva consigo una complejidad emocional y musical que enamora desde la primera escucha. El cuarto álbum de los Antònia Font es simplemente una odisea espacial musical. Una obra muy elaborada, que viene acompañada por un libreto de más de 40 páginas llenas de letras, poemas y textos para describir lo apasionante que es la evolución de la tecnología. El espacio, los robots, los extraterrestres y los misterios de la ciencia se juntan en una obra global creada por Joan Miquel Oliver, el compositor y letrista de la banda. Por si fuera poco el CD viene acompañado de un DVD con algunos videoclips y el cortometraje Acronia i col•lapse del Dr. Polanski, confeccionado por los circunspectos textos del libro. Éste viene dividido en nueve capítulos en los que el Dr. Polanski intentará resolver los problemas de la tierra. Todo un lujo.

El quinteto mallorquín ha creado en Taxi un universo musical donde el progreso, el futuro y el surrealismo se dan la mano. Un buen ejemplo lo tenemos en Astronauta rimador, en el que se mezcla un rap agarrado con una guitarra española aflamencada. Robot y Jo, robot son una interesante visión de la soledad y el sentimiento de una máquina pensante. En Extraterrestres hay un homenaje al “organillo” Casio PT10 (mi generación seguro que se acuerda de él), pero el tema nos cuenta lo atractivos y divertidos que serían los encuentros con formas de vida siderales, que según Oliver “viajan en motos de agua dentro del hiper-espacio y con una espada láser en la mano”. La vida de l’astronauta relata el caos de la galaxia, el desorden de los cambios repentinos y el agotamiento psicológico de estar metido dentro de una nave durante un tiempo prolongado. En Holidays hay un guiño a Pink Floyd (según Oliver el disco More tiene la culpa) y Loco está influenciada por la música latina (menos propia de su tierra), donde la frágil voz de Pau Debon canta “¿Quién se apunta a bailar encima de la mar? ¿Quién se apunta a dormir y a soñar?”.

Si nos tenemos que quedar con sólo un tema del disco, Armando Rampas es la canción elegida. Sin llegar a los 2 minutos de duración -“lo bueno, si breve, dos veces bueno”-, tiene una frase para inmortalizar: “Comandante Armando Rampas, no te folles las azafatas una detrás de otra”. El álbum lo cierra una versión de uno de los temas más insignes de Stevie Wonder: a modo de homenaje y con sonido arcaico y de estar por casa, Antònia Font nos gritan una y otra vez que querían decirnos que nos quieren.

En definitiva Taxi no es más que una mezcla impresionante de pop-rock, bossa, música electrónica, reggae, ritmos mediterráneos, rumba, flamenco y jazz. Una de las grandes esperanzas de la música en catalán a posicionarse en lo más alto de lo mejor del año. Sin duda alguna, Antònia Font nos han sorprendido muy gratamente.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close