discos

…And You Will Know Us By The Trail Of Dead – Worlds apart

Siempre es motivo de alegría un nuevo disco de un grupo como el que nos ocupa. …And You Will Know Us By The Trail Of Dead (AYWKUBTTOD) son, sin ninguna duda, una de las mayores sorpresas que nos haya dado la música en el cambio de milenio. Desde que en 1998 nos ofrecieran su majestuoso álbum homónimo de debut no han bajado el nivel, gracias a dos grandes continuaciones, Madonna de 1999 y Source tags and codes de 2002. Tres discos magníficos, que se complementaban con el EP The secret of Elena’s tomb del 2003 para configurar una de las discografías más impactantes y sólidas de los últimos tiempos.

Ahora, tres años después de su anterior entrega en larga duración, regresan a la palestra con este Worlds apart, ¿estarán a la altura de las expectativas? La respuesta tiene que ser positiva, pero sin obviar un montón de connotaciones que consiguen que, siendo sinceros, posiblemente estemos ante el disco más flojo de la banda. Aunque dice mucho sobre la misma el hecho de que, incluso con ese pero, estemos ante un trabajo envidiable.

Porque tras rumores de separación constantes en fechas recientes, lo que nos parecen haber traído los chicos de Texas es un ejercicio de cambio de estilo que tiende a aumentar la paleta empleada sin abandonar los elementos anteriores. Esto es, un acercamiento al pop-rock más convencional que se ve salpicado de sus artes para el ruido más glorioso y por su gusto épico en todo momento. El resultado es un disco más irregular de lo esperado, pero que esconde algunas de sus canciones más interesantes.

Para empezar siguen en su línea, con un tema puramente introductorio que finaliza anunciándonos el nombre del grupo. Esa Ode to Isis es un comienzo de carácter grandioso, casi wagneriano, pero apenas un aperitivo que da paso al corte más característico del grupo que encontraremos en toda la duración del disco. Así, Will you smile again abre con un terremoto de guitarras y percusión que nos lleva hacia la locura con su constante crescendo hasta pasado el minuto y medio, donde chocamos con la voz solista en medio de un sonido más atmosférico. Una especie de calma tras una tormenta que se sigue insinuando en la lejanía hasta estallar de nuevo. Y lo hace por medio de un puente impresionante, mediante una batería que ya no nos abandonará. El resultado es un tema que se encuentra entre lo mejor que hayan compuesto los chicos en su carrera. Grandilocuente, lleno de fuerza y aprovechándose perfectamente de la entonación empleada por Conrad Keely.

Le sigue la primera aproximación, y posiblemente la más evidente, al rock comercial. Worlds apart se abre con ruido de niños y se convierte en una suerte de tema contra el rock prefabricado que, curiosamente, emplea gran número de sus propias coordenadas musicales. Single perfecto, tal vez lo que nos quisieran decir los autores es que el problema no está en ese estilo de composición, sino en la falta de calidad de quienes lo emplean. Tras él llega un ligero reposo de la mano de The summer of ’91, que nos trae al grupo relajado, entregado a un corte que se presenta como una balada en exceso etílica, que termina sumergida en una espiral demente, grandiosa y tremendamente satisfactoria.

The rest will follow es otra de las mejores partes del disco, que en este inicio parece coleccionar aciertos sin problemas. Posiblemente estemos aquí ante la mejor conjugación de la fuerza inherente al grupo con un estilo compositivo más propio del pop. De estribillo magistral y desarrollo impoluto, AYWKUBTTOD muestran estar en plena forma. Algo que confirman en Caterwaul, donde parecen haberse ido hasta los Smashing Pumpkins para buscar su inspiración, pero sin caer en la mera copia y logrando mantener su esencia.

Con A classic arts showcase se cierra la parte más creativa del álbum. Manteniendo la línea del corte anterior añade un estribillo con una fuerza imparable y, sobre todo, un puente central (algo que parece gustarles mucho) que nos retrotrae hasta esa Ode to Isis en los coros, y que da un sentimiento de obra única a la canción que deja un muy buen gusto. Pero a partir de ahí se pierde mucho de la chispa del disco, empezando por Let it dive, donde la voz parece buscar acercarse a la de unos mismísimos Oasis y el acercamiento pasa de tomar aspectos pop a constituirse en casi una canción brit-pop, hallando su momento salvador en el final, pero sin lograr justificar lo anterior.

To Russia my homeland es un intermedio de aire clásico que suena muy bien, pero aporta poco. De todos modos da gusto ver un uso así de un instrumental, que da paso a All white, tema corto que parece seguir el camino de Let it dive aportando sólamente los coros femeninos como novedad. The best vuelve a traernos el sonido de la banda tras ese paréntesis, con un largo inicio que recuerda al existente en el segunda canción y que aquí da paso a una pieza más tranquila, con una cierta falta de garra respecto a lo que nos tienen acostumbrados, pese a esos gritos y lamentos que se oyen al terminar y que nos recuerdan a Ode to Isis de nuevo.

Terminamos con The lost city of refuge, que nos vuelve a presentar una tranquilidad extraña en la carrera de los de Texas, que parece tratar de quebrarse sin lograrlo. Un final algo descafeinado para lo que podíamos esperar, pero desde luego por encima de los temas que le precedían. Un cierre, de todos modos, que no hace justicia al disco, porque pese a ese bajón en la parte final no cabe ninguna duda de que estamos ante algunos de los temas mejor construidos de la carrera de la banda.

Si el disco acabase en ese séptimo corte, A classic arts showcase, puede que estuviésemos ante un clásico para el futuro. En su lugar tenemos un álbum olvidable en parte, pero con algunas composiciones que se encuentran entre lo mejor que escucharemos a lo largo de este 2005 recien estrenado. Puede que no hayan respondido a nuestras expectativas teniendo en cuenta sus antecedentes, pero sin duda alguna todavía queda genio dentro de la banda con el nombre más sobresaliente de los últimos tiempos.

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close