noticias

AJ Croce interpretará por primera vez una canción de su padre, Jim Croce

Tras 18 años de su carrera como solista y compositor, publica Just Like Medicine.

A.J. Croce ha estado ligado a una versión de su propia historia en virtud de su nombre. Ha experimentado toda una vida de comparaciones con un padre que perdió a los dos años en un accidente aéreo, cuya música se parece poco a su propia producción discográfica, por lo que “llegué a quererlo de la misma manera que todos los demás lo hicieron”, explicó, “escuchando los álbumes”. Aunque él describe la música de su padre como “parte de mí, parte de mi vida”, A.J. nunca interpretó sus canciones en vivo. Como pianista, sus intereses iban hacia el blues y la música arraigada por el jazz de músicos como Ray Charles y Allen Toussaint.

Sin embargo, su noveno álbum de estudio, producido por el legendario cantante y productor Dan Penn, contiene, además una composición inédita de Jim Croce, además de otras tantas propias, una melodía escrita por A.J. con su productor, así como otra también coescrita el último gran Leon Russell. “The Name of the Game es una canción que yo había conocido durante mucho tiempo. Estaba destinada para el disco que mi padre nunca llegó a hacer. La canción había salido en algunas maquetas, apenas él tocando la guitarra, pero nunca había sido registrada correctamente. Pensé que esta canción realmente encajaba en el álbum”.

Jim Croce encontró el exito en 1972 después de años de luchar para lograr un nombre en el negocio de la música. Ese mismo año lanzó dos álbumes, Don’t Mess Around With Jim y Life and Times, que generó los singles de éxito You Don’t Mess Around With Jim, Operator (That’s Not the Way It Feels), Time in a Bottle y Bad, Bad Leroy Brown (las últimas dos canciones alcanzaron el número 1). Su último disco de estudio, I’ve Got a Name, fue lanzado en diciembre de 1973, menos de tres meses después de su muerte, alcanzando el # 2 en las listas de álbumes. A.J. señaló que estos tres álbumes clásicos se grabaron sorprendentemente en sólo un período de un año y medio. Tanto Jim Croce como su colaborador durante mucho tiempo, el guitarrista Maury Muehleisen, murieron en ese fatal accidente de avión en 1973. Jim Croce tenía apenas treinta años, y, sin embargo, su influencia ha sido enorme desde entonces.

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close