discos

Abe Vigoda – Skeleton

Sin lugar a dudas el pasado 2008 supuso un año de alegrías para una ciudad como Los Ángeles, y es que resulta difícil hacer coincidir en una misma ciudad una serie de grupos con cierto parecido estilístico, y menos aún si se reúnen todos ellos en unos cuantos metros cuadrados. Ese espacio se llama The Smell y está viendo florecer a grupos tan capaces como Micka Micko, Health o, una de las revelaciones del año, No Age. Pero todavía queda algo de inspiración en el ambiente angelino, transformado en cuatro chavales con una energía sorprendente que poco a poco han ido abriendo sus vías hasta transformarlas en un aplaudido álbum, Skeleton (PPM, 2008).

Abe Vigoda ya llevan un tiempo currando a tope, y la inspiración que dicen encontrar en The Smell les ha hecho publicar un disco en 2007, otro el año pasado y otro venidero para este presente año. Están en racha compositiva, y es que energía no les falta, tal como se desprende en éste segundo trabajo de los angelinos.

La poca más de media hora que dura el álbum nos presenta a una banda que destila punk y hardcore por momentos, con su urgencia y velocidad innatas, pero aparcando la fiereza, los aullidos y la mala leche propios del género. A su vez, impregnan a las melodías de un calidoscopio tropical, con unas guitarras que unen a partes iguales noise y luminosas melodías. Las voces de Juan Velázquez y Michael Vidal no aparecen en un total primer plano, y se “pierden” con las tintineantes melodías formando un conjunto muy evocador, algo que contrasta con la urgencia rítmica del batería Reggie Guerrero. Noise, punk, tropical… todo a la vez y nada concreto. Abe Vigoda apuestan por la velocidad y por unas brillantes y vibrantes melodías convirtiendo a Skeleton en un plausible trabajo que ya ha conseguido atraer la atención tanto de sus medios compatriotas como de los foráneos, y es que esa bofetada colorista está pidiendo a gritos ser recibida en los esperados directos de la banda.

Con sólo dos temas rebasando los tres minutos, la fantástica Dead City/Waste wilderness ilumina con ese abanico de colores estrepitoso para dejar paso a una más relajante (si es que se puede llamar así a algún tema) Bear Face. Cabe destacar el fantástico trabajo del batería Reggie Guerrero, el cual consigue encontrar ese punto intermedio entre hardcore y tribalismo sin saturar demasiado al oyente. Whatever forever y Visi rings suponen dos cortes intermedios con los que poder tomar una pausa y volver a con ese punk tan florido, fabricado en algunos instantes con unos loops que pueden recordar en alguna ocasión a la ya casi habitual referencia “animalesca” (Animal Collective), como sucede en The Garden, o a ese nuestro embajador internacional El Guincho.

La juventud y diversión que destilan Abe Vigoda hacen de su propuesta una excusa perfecta para disfrutar de un luminoso punk que más que abrasar, despierta de golpe tus cinco sentidos.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar