noticias

50 años sin Woody Guthrie

Mientras viajaba por el paisaje americano durante los años treinta, cuarenta y cincuenta, las observaciones de Woody Guthrie sobre lo que vio y experimentó en aquellos difíciles años nos ha dejado un legado duradero para las generaciones.

En su adolescencia, Guthrie aprendió a tocar la guitarra, la mandolina, el violín y la armónica, gracias a la influencia de sus padres, ambos amantes de la música. Vivió el triunfo y el ocaso de su localidad, Okemah, con un yacimiento que trajo a miles de trabajadores, jugadores y prostitutas a su antigua granja.

La sequía y el polvo obligaron a miles de agricultores desesperados y trabajadores desempleados de Oklahoma, Kansas, Tennessee y Georgia a dirigirse hacia el oeste en busca de trabajo. Woody, al igual que cientos de “refugiados de polvo”, llegó a la Ruta 66, también buscando una manera de sostener a su familia, que permaneció en Pampa.  Guthrie abandonó su tierra en quiebra, haciendo autostop y cantando viejas canciones a los emigrantes y a los vagabundos.

En 1933, Guthrie se casó con Mary Jennings en Pampa. Tuvieron tres hijos, pero su constante vida viajera les hizo divorciarse. En 1934, publicó su primer libro de canciones originales. Dos años más tarde, salió de Pampa para siempre y se dirigió a Los Ángeles, donde consiguió actuar en un programa de radio en KFVD por un dólar al día, cantando canciones tradicionales “antiguas” así como algunas composiciones originales. Sin embargo, la radio también le dejó hueco para desarollar su talento para hacer comentarios y críticas sociales polémicos, palabras que traducía en canciones-I Ain’t Got No Home, Goin’ Down the Road Feelin’ Ba, Talking Dust Bowl Blues, Tom Joad – que  reflejaban su deseo de dar voz a los que habían sido privados de sus derechos.

Luego, en 1940, se dirigió a Nueva York, tocó en huelgas y mítines y grabó Dust Bowl Ballads para RCA Victor, su primer álbum de canciones originales. Con su grupo de amigos formó una banda The Almanac Singers, consolidando su protesta política y activismo. Gracias a The Almanac Singers- diez años más tarde conocidos como The Weavers– las canciones de Woody se hicieron conocidas en EEUU.

Aunque sus inclinaciones izquierdistas no le ayudaron a tener buenos amigos en el gobierno, sus canciones anti-Hitler sí que lo hicieron. De 1943 a 1945, Guthrie sirvió tanto en la Marina Mercante como en el Ejército en Reino Unido, Italia y África. En 1945, se casó de nuevo, esta vez con Marjorie Greenblatt Mazia. Tuvieron cuatro hijos, entre ellos Arlo, que años más tarde iniciaría su propia carrera musical.

En este punto, Guthrie estaba empezando a sufrir episodios de depresión. En 1952, fue diagnosticado como alcohólico y confinado a una institución mental. Su problema fue identificado correctamente como la enfermedad de Huntington, el mismo trastorno degenerativo que había matado a su madre. La enfermedad lo mantuvo inactivo y hospitalizado durante la mayor parte de la última década de su vida.

Los años que llevaron a su muerte el 3 de octubre de 1967, se caracterizaron por separaciones dolorosas de su familia, intentos desesperados por escribir y visitas al hospital de jóvenes músicos admiradores como Bob Dylan, Joan Baez o Phil Ochs. Sin embargo, su fama siguió creciendo, a medida que más compositores y músicos se familiarizaron con su trabajo. Las canciones de Woody Guthrie siguen viviendo, y su música sigue inspirando a los artistas y escritores de nuevas generaciones. Guthrie entró en el Salón de la Fama del Rock en 1988.

“Hoy, en el 50 aniversario del fallecimiento de mi padre”– comenta su hija Norah-“recuerdo lo que un joven dijo una vez sobre Woody. “Puedes escuchar canciones de Woody Guthrie y aprender cómo vivir.

Ese joven era Bob Dylan. No es el ahora famoso Bob Dylan. No es el “mejor compositor de su generación” Bob Dylan. No el ganador del Premio Nobel Bob Dylan. No. Esto fue mucho antes de todo eso. Este era el joven que vino a nuestra casa en 1961 para encontrar a mi padre. Éste era el joven que lo visitaba en el hospital y le traía cigarrillos. ¡Y este joven aprendió y tocó todas las canciones que mi padre quería oír, las suyas! Y si entendía o no lo que estaba diciendo, este joven dejó escapar palabras que me han quedado todos estos años.

“Puedes escuchar canciones de Woody Guthrie y aprender cómo vivir”.

He estado rodeada por las canciones de mi padre toda mi vida. Y hoy, quiero pensar y recordar cómo – específicamente – cómo he “aprendido a vivir” de sus canciones? La mayoría de ellos tienen mensajes – políticos, sociales, mundanos, personales – ideas e ideales. Valores. Normas. Advertencias. Incentivos. Súplicas. Confirmaciones. Afirmaciones. En su mayor parte, incluso cuando era niña, estas son enseñanzas que doy por sentado sin darle más vueltas.

Éstos son sólo algunas:

Nosotros pertenecemos a la familia del hombre – Estamos en contra de las injusticias raciales – Estamos en contra de las injusticias sociales -Estamos en contra de la avaricia – Luchamos contra el fascismo – Apoyamos y respetamos a los trabajadores del mundo que construyeron este mundo y todo el mundo debería tener un buen trabajo  – Aprender historia – Los niños deben ser respetados, y los adultos podrían aprender mucho de los niños – El verdadero amor te hace querer ser una mejor persona – El verdadero amor te hace querer saltar por la mañana y hacer algo bueno – Cada persona es única y cada individuo tiene algo maravilloso que ofrecer – Nuestra religión es tan grande que nadie está excluido de ella, y nadie puede salir de ella! – Aprende todo lo que puedas sobre el mundo. Dale todo lo que puedas a los demás. La lista continúa…

Ahora, no siempre soy fiel a estas enseñanzas, pero están incrustadas en mí como una especie de hoja de ruta. Son cosas por alcanzar, una por una. Cosas a las que evolucionar . Y debido a que todo esto está tan arraigado en mí, cuando desprecio cualquiera de ellas siento diferentes grados de incomodidad, vergüenza, remordimiento, o … simplemente terrible!

Pero cuando veo lo que está sucediendo en el mundo de hoy, especialmente con personas en posiciones poderosas, es inconcebible que estas personas puedan dormir por la noche. Que no tienen incomodidad aparente, remordimiento, o vergüenza. No puedo imaginar cuáles son sus objetivos, cuáles son sus motivos … cuáles son sus problemas. ¿Quiénes eran sus padres, y cuáles eran los valores que estaban incrustados en los corazones y las mentes de sus hijos?

Hoy, sólo estoy respirando en lo agradecida que estoy. En nuestra casa, todas estas enseñanzas usualmente venían en versos y versos. Como dicen, a veces son sólo tres acordes y la verdad; “Esta tierra fue hecha para ti y para mí”.

Las canciones de mi padre me enseñaron a vivir.

¿Y a ti? ¿Te enseñó a ti también? En algún lugar del camino, o tal vez incluso hoy, si tienes algún tiempo, le harías un gran honor a Woody si pudieras tomar un momento para considerar el pensamiento de Bob. Piensa en cómo / si las canciones de Woody Guthrie te ayudaron, de alguna manera, a aprender a vivir. Nos encantaría saber cómo.

Porque, creo que eso es lo que de lo que su legado de canciones realmente se trata”.

– Nora Guthrie

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close