noticias

50 años sin Janis Joplin

La que fue considerada «mejor cantante blanca de blues y soul de su generación» fallecía tal día como hoy a los 27 años.

Poco después de hacer su última visita al programa de The Dick Cavett, en verano de 1970, Janis Joplin compró una lápida para su ídolo, la leyenda del blues Bessie Smith, que llevaba enterrada en una tumba sin nombre desde 1937. Como dijo su padre en una entrevista un mes después de su muerte, nunca había sido una cría normal:«Desde los 14 años, Janis fue una revolucionaria: se vistió y actuó de manera diferente» y aunque nunca había prestado mucha atención al canto «una vez dijo que estaba en una fiesta una noche y trató de imitar a Bessie Smith, y así lo hizo».

Principalmente era pintora, pero en la escuela secundaria comenzó a cantar blues- como dijo su padre, aprendió a cantarlo escuchando a Bessie durante horas e imitándola- y música folk con amigos. Y descubrió que tras esa parte cerebral que había cultivado durante niña había una más auténtica que supo explorar en los escenarios. «Hubo un tiempo en el que quería saberlo todo. Leo mucho. Supongo que dirías que soy bastante intelectual. Es extraño, no recuerdo cuándo cambió. Solía ​​hacerme muy infeliz todo ese sentimiento. Simplemente no sabía qué hacer con él. Pero ahora he aprendido a hacer que los sentimientos funcionen para mí. Estoy llena de emoción y quiero una liberación, y si estás en el escenario y si realmente funciona y tienes al público contigo, es una unidad. Estoy interesada en mí, además de que ellos están interesados ​​en mí, y todo se junta. Estás llena de eso. No lo sé, sólo quiero sentir tanto como pueda, de eso se trata el ‘alma'»

La gran oportunidad de su banda Big Brother llegó con su actuación en el Monterey Pop Festival, que incluyó una versión de Ball and Chain de Big Mama Thornton y contó con una voz arrolladora de Joplin. Su álbum de 1968 Cheap Thrills, junto con la actuación de Monterey, convirtió a Joplin en uno de los las principales estrellas musicales de finales de los sesenta. Después de separarse de Big Brother, formó un nuevo grupo de respaldo, inspirado en las clásicas bandas de soul revue, llamado Kozmic Blues Band, que la acompañó en I Got Dem Ol ’Kozmic Blues Again Mama! (en 1969, año en que tocó en Woodstock). Ese grupo fue recibido con indiferencia y pronto se disolvió, y Joplin formó su mejor grupo de apoyo, The Full Tilt Boogie Band. El resultado fue Pearl (1971), lanzado póstumamente. Se convirtió en el álbum más vendido de su corta carrera- también fue top 10 en España- y contó con su sencillo más exitoso, la versión definitiva de Me and Bobby McGee de Kris Kristofferson, así como el irónico comentario social de Mercedes-Benz a capella, escrito por Joplin y el poeta Michael McClure.

Entre sus últimas apariciones públicas se encuentran dos entrevistas de The Dick Cavett Show el 25 de junio y el 3 de agosto de 1970. Poco después, durante las sesiones de grabación de otoño de 1970 para el álbum Pearl con el productor de Doors y Phil Ochs, Paul A. Rothchild, Joplin murió de una sobredosis de heroína y alcohol, después de haber permanecido limpia durante un período de tiempo. Todo sucedió el 4 de octubre de 1970 en el Landmark Motor Hotel ubicado en 7047 Franklin Ave, habitación # 105 en Hollywood, California. Janis tenía 27 años. Las últimas grabaciones que completó fueron la citada Mercedes-Benz y un saludo de cumpleaños para John Lennon el 1 de octubre; Lennon le dijo más tarde a Dick Cavett que su saludo grabado llegó a su casa de Nueva York después de su muerte.

Fue incinerada en el cementerio Westwood Village Memorial Park en Westwood, California, y sus cenizas fueron esparcidas en el Océano Pacífico. El álbum Pearl, lanzado seis semanas después de su muerte, incluía una versión de la canción de Nick Gravenites Buried Alive In The Blues, que se dejó como instrumental porque Janis había muerto antes de que pudiera grabar su voz en la pista de acompañamiento.

«Si puedes tenerles cerca una vez, ponerles de pie cuando deberían estar sentados, sudorosos cuando deberían ser decorosos, sonrientes cuando se supone que sólo deberían aplaudir cortésmente, creo que puedes encender su cerebro y entonces se pregunten: ‘Espera un minuto, tal vez pueda hacer cualquier cosa’. ¡Whoooooo! Eso es la vida. Para eso es el rock and roll, te enciende ese interruptor y…todo puede ser».

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar